lunes, 30 de marzo de 2015

Carpe Diem.

Hoy me he encontrado con un artículo que recuerda una escena de una de las películas más bonitas que he visto nunca, "El Club de los Poetas Muertos".

A raíz de la muerte de su protagonista hace unos meses es muy frecuente encontrarse noticias relacionadas con este peliculón que marcó a varias generaciones de jóvenes y puso en la boca de muchos imberbes muchachos el término latino Carpe Diem sin saber siquiera que significaba. Hoy en día es muy común oír o leer dicha expresión en muchos contextos, si bien no siempre se usa para definir lo que el profesor Keating quería hacer entender a sus alumnos de la afamada Welton Academy, sino como excusa para hacer lo que a cada uno le viene en gana en cada momento. Pero éste es otro tema para otro momento...

Hay en esa película una escena soberbia, cuando el profesor Keating, en medio de una clase, se  sube a un pupitre y susurra "caaarrrrpeee diiiiemmmm" mientras sus alumnos le miran entre divertidos, asustados, sorprendidos y sobre todo maravillados por el magnetismo que este personaje desprende. Es impresionante la interpretación del desaparecido Robin Williams en este papel, te engancha desde el minuto uno y antes de que acabe la película, entre lágrimas, porque menudo dramón, ya has decidido que eres por y para siempre una incondicional de Williams, de las letras y de varios de los actores que acompañan a este gran intérprete y que aprenden a ver la vida desde otra perspectiva de la mano de Walt Whitman y su "Oh capitán, mi capitán". Soberbio.

Solo una cosa más: Aprovechad el momento chicos, haced que vuestra vida sea extraordinaria. Carpe Diem.

Bss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario