lunes, 1 de junio de 2015

Tiempo para todo.

Desde hace años me da la impresión de que debo haber sido una madre horrible. Sí, no me cabe duda, mala malísima.

¿Nunca os ha pasado que al hablar con otros padres ellos siempre dicen haber hecho algo que deja su listón de padres muy por encima del tuyo? Pues a mí sí. Y lo peor del caso es que me sigue pasando. Hace ya 15 años que soy madre; considero que ni mejor ni peor que otros, pero sigo teniendo la impresión de que o, he sido una idiota con respecto a la maternidad / trabajo y no he sabido compaginar ambas cosas como lo hacen ahora muchos padres, o definitivamente he sido una mala madre.

Pero claro, luego también me pregunto: ¿qué es más importante, la cantidad o la calidad? ¿Soy peor madre por pasar más horas del día trabajando que con mis hijos? Si la finalidad de mi esfuerzo diario en el trabajo es poder darles a mis hijos un futuro mejor, ¿tengo perdón o estoy definitivamente condenada a las llamas del infierno de malos padres?

Pues mirad, para mí es muy importante tanto la calidad como la cantidad, pero también es importante, por ejemplo, realizarme como mujer fuera de mi rol de madre; es importante también tener cantidad y calidad de vida en pareja, pasar tiempo a solas con mi marido es fundamental para mí. Creo sinceramente que cuando no hay vida más allá de los pañales hay algo que no funciona. Porque está claro que nuestros hijos son fundamentales, para muchos de hecho son lo primero en la escala, pero ¿dónde quedan la intimidad, los amigos, esos momentos de acurrucamiento en el sofá sin que haya nadie alrededor queriendo llamar nuestra atención, esa copa de vino después de un duro día acompañada de una conversación de adultos o esa cena romántica en tu aniversario? Entiendo que hay un momento para todo.... Claro... Yo sí entiendo que hay un momento para todo y además, lo practico.

Repito, hay tiempo para todo, sólo hay que buscarlo.

Bss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario