miércoles, 29 de abril de 2015

39.

Pensaba esta mañana si este día, para mí tan señalado, se merecía un post. Bueno, igual sí. Cierto es que no todos los días se cumplen años, y menos aún estos bonitos 39 que me han caído. Casi 40, como dice mi padre.

Imagino que toca hacer balance de estos años y sopesar lo conseguido con lo perdido, lo bueno con lo malo, lo genial de lo nefasto y lo feliz de lo triste... Lo cierto es que ha habido de todo eso en pequeñas cantidades, no vamos tampoco a exagerar.

De muchas de esas cosas perdidas, malas, nefastas y tristes han pasado muchos años, y ya sabéis lo que dice el refrán: "el tiempo lo cura todo". Y bien cierto que es. Así que por ese lado el balance es positivo.

Por el lado de lo conseguido, lo bueno, lo genial y lo feliz, ¿qué OS voy a contar? Pues que eso sí que no se olvida, se revive, se recuerda y se atesora para no perderlo nunca.

Para eso creo que sirve cumplir años, ¿no? Para atesorar todo lo bueno que nos va pasando a lo largo de la vida y recordarlo, y hacer balance en cada cumpleaños y felicitarnos a nosotros mismos por haber superado las piedras que la vida nos ha ido poniendo en el camino. Yo tengo mis piedras muy superadas, así que hoy me felicito por estos 39 años de positivo balance. Me felicito por mi familia, por mis amigos, por mi trabajo, por mis retos superados, por haber dejado correr lo que no era bueno para mí y por haber decidido seguir adelante en lugar de sentarme a esperar. Me felicito por tener la vida que he querido tener y por luchar cada día por conservarla.

Espero que el año que viene, cuando haga el balance de mis 4 décadas de vida, pueda al menos, decir lo mismo que hoy.

Gracias a todos por haber dedicado un minuto a felicitarme. Gracias de todo corazón.

Bss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario