Ir al contenido principal

La alegría de recordarte.

Siempre he pensado que el camino hacia la muerte empieza el día que nacemos, que cada vida viene determinada por su destino y que lo más importante de cada una de estas vidas es lo que hemos ido escribiendo a lo largo de ellas, desde el principio hasta el fin; lo más importante es el legado que dejamos, ese legado formado por actos, hechos, recuerdos, familia, amigos,...

Un gran hombre, querido por todos los que aquí estamos, dejó escrito a su muerte que "El recuerdo es la alegría que nunca se olvida". Y así es como vamos a recordar a mi tío Pablo, con alegría.

A lo largo de su vida sembró mucho legado en forma de amor, ternura, mucha familia, buenos amigos y, todo hay que decirlo, también sembró su parte de mala uva. En eso se parecía a su padre, grande y refunfuñón, pero con un corazón de oro.

Mi tío no era de esos tíos que te llevaban al parque o a la playa o jugaba contigo a las casitas. Sin embargo, era de esos tíos que siempre están, para todo. Podías llamarle en cualquier momento para pedirle lo que fuera que le faltaba tiempo para ayudarte, para aconsejarte, hubiera cruzado el país de punta a punta por cualquiera de nosotros de habérselo pedido sin dudarlo un segundo.

Hay tantos momentos vividos y compartidos con él a lo largo de mi vida que no sabría elegir cuál contaros... En casa de los Pérez Paredes se vivían días de verdadera locura cuando venía el tito Pablo de vacaciones. Todo era un ir y venir de un piso a otro, puertas abiertas, gritos, risas y escándalo puro. Era un mes, ¡pero qué mes!!

Echo la vista atrás y un millón de recuerdos se agolpan en mi mente: el día en el que me regaló un par de sus libros de Agatha Christie y desde entonces soy una incondicional. ¡Qué cara de gusto ponía cuando entreveía en mi cesta de la playa uno de esos libros! O el abrazo que me dio el día que mi tía y él me recogieron en Aviñón después de haber pasado un mes y medio lejos de casa y la risa que le dio cuando me monté en el coche y sólo era capaz de hablar en francés. Podría también contaros cómo lloraba a moco tendido el día que me casé, sentado junto a mi madre en el primer banco de la Iglesia con ese bigotillo que se dejó, ¡la de pucheros que hizo ese día! O el orgullo dibujado en su cara en la inauguración de la primera oficina que dirigí y los valiosos consejos que me dio. O el apoyo que tuve en él cuando me trasladé lejos de casa, algo para mí tan duro y que él, sin embargo, hacía que fuera más liviano al contarme su experiencia de toda una vida. También podría contaros cómo era con sus hijos, mis primos, o con su mujer, mi tía, pero creo que podré resumirlo en una palabra: Extraordinario.

Fue gracias a este traslado que pude estar más cerca de él estos dos últimos años y disfrutar un poco de los buenos momentos que también vivió a pesar de todo. La primera vez que fui a Santander fui sola, y casi me hizo un tour exprés para que conociera algo de lo que a él tanto le gustaba, incluido un paseo por Puerto Chico y un helado de Regma. Era increíble.

Después de aquélla primera visita le siguieron muchas, cada una de ellas acompañada de algo que él quería que conociéramos: La Mulata, el salpicón de marisco, el cocido lebaniego,... Y las extraordinarias cenas que mi tía nos hacía en casa cuando íbamos algún que otro sábado por la tarde a verlos y pasar un rato con ellos, visitas que iban acompañadas del consabido "Isica, tengo unos vinos preparados para que te lleves" que me soltaba nada más verme entrar en casa.

Estos últimos días, cada vez que cerraba los ojos, lo veía sentado en su sillón junto a la ventana del cuarto piso con el mar al fondo, con su whisky en una mano y el mando de la tele en la otra, con su eterna sonrisa cuando nos veía entrar. Así es como voy a recordarle el resto de mi vida. Así, y como el hombre fuerte, digno, honesto y generoso que fue.

Querido tito, allá donde estés, levántate, alza tu copa y brinda con nosotros por el año que viene.



Te quiero. 

Bss.

Comentarios

  1. Precioso homenaje a mi padre, Isa. Un millón de gracias!!!! ❤️💜💖

    ResponderEliminar
  2. No habrá nada que yo pueda escribir que le vaya a llegar jamás a la suela de los zapatos. Pero, es lo que sé hacer mejor. Bss primica

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…

La puerta azul.

La puerta azul, por Isabel María Pérez Salas. No sabía cuánto tiempo llevaba parada delante de la puerta azul. Traspasar ese umbral significaba mirar de frente el pasado y no estaba segura de querer hacerlo. Al igual que la pintura de la ajada puerta de entrada a la casa que en algún momento ella llamó hogar, sus recuerdos se habían resquebrajado con el paso de los años hasta convertirse en un mosaico abstracto en el que todo se amontonaba sin ningún orden aparente. Hacía doce años que no visitaba esa casa, que no cruzaba ese portal. Hacía doce años que ese cálido sol que se reflejaba en las ventanas no calentaba su rostro ni arrancaba destellos dorados de sus ojos color miel. Hacía doce años que abandonó a su madre, aquella a la que esa misma mañana había dejado bajo tierra, enterrada en el panteón familiar, bajo una losa de mármol, y a la que no había vuelto a ver en vida. Y ahora estaba allí. “Debo entrar”, se dijo, “en algún momento tendré que hacerlo. Venga”. Pero su cerebro no era cap…