Ir al contenido principal

Gracias Revolver.




Siempre es un placer ver y escuchar un directo de Revolver.
Esta noche más aún. En familia, en La Laboral de Gijón, en su teatro, chiquitín, muy recogido... Allí, el gran Carlos Goñi se ha dejado la voz y la piel en un espectáculo que ha durado dos horas veinte minutos. Sencillamente extraordinario.
Y no solamente ha cantado... Ha tenido el detalle de contarnos un poco de cada canción y de hacernos un poco cómplices de su historia.
Carlos empezó el show con su Babilonia y acabó con El Dorado, el presente y pasado de Revolver, y nos ha hecho vibrar con un acústico en solitario en el que gracias a canciones memorables como El Faro de Lisboa, Tu noche y la mía o El roce de tu piel, hemos vuelto a ser por un ratito felices soñadores.
Hacía unos 12 años que no veía a Revolver en directo. Fue en mi Águilas y también estábamos en familia. Esa noche Carlos cantó su repertorio habitual y cuando la gente empezó a irse, cogió un taburete, cogió su guitarra, ajustó el micro, y nos dijo muy serio a los que allí quedábamos: "Bueno, y ahora vamos a empezar el concierto de verdad". Imaginaos.... Esa noche me enamoré de sus letras, de su voz, de su música. Desde esa noche soy incondicionalmente una revolvera y soñaba con volverlos a ver. Hoy, por fin, se cumplió ese deseo y además a lo grande.
Gracias Revolver, gracias Carlos por hacer más grande la música. Que el Faro de Lisboa alumbre nuestro camino por muchos años y El  Roce de tu Piel haga de Tu noche y la mía la mejor de las Babilonias.
Bss.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi Payaya.

Artículo publicado en el "Libro de Verano de Águilas 2018".
Dedicado a mi abuela.



La pequeña tienda que regentaba estaba situada a escasos pasos de la Playa de Poniente, junto a La Posada, frente a la Plaza de Abastos del bonito y modesto pueblo de Águilas. Su especialidad, cariño y pasión en lo que hacía y, su plato fuerte de cada día, trabajo y más trabajo. En la puerta del establecimiento no había ningún cartel que anunciara su nombre o lo que se vendía, pero todo el mundo en Águilas sabía que allí se podía comprar comida y que la que había detrás de aquel mostrador metálico que brillaba cada mañana al reflejar el intenso sol que reinaba en el cielo de aquel rincón del Mediterráneo, era Apolonia, la mujer de Juan Pérez Sánchez, el mecánico que tenía su taller unas calles más abajo, en la Plaza Granero.
Ella, la tendera, era pequeña, como una muñeca de porcelana. Su cuerpo era delgado, su sonrisa, eterna y sincera, y su mirada, limpia y amable, te devolvía un reflejo grisáce…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…