miércoles, 15 de abril de 2015

Las amigas del gimnasio.

Empezó esta aventura gimnástica hace casi dos años cuando me trasladé a vivir aquí y mi hermano decidió que mi cuñada y yo estábamos muy ociosas por las tardes cuando no teníamos que trabajar y se puso a hacer algo que hace muy bien: buscar. Y buscando buscando encontró un pequeño local donde un chico impartía su sabiduría a base de TRX, gimnasia personal y risas, muy buenas, como todo el mundo sabe, para mejorar las abdominales.

Pues allí nos fuimos las dos una tarde muertas de risa pensando la que nos iba a caer encima después de años sin hacer ejercicio. Y allí nos quedamos. Sencillamente genial, todo.

Allí conocimos meses después a dos chicas, que llegaron también por casualidad y se quedaron. Sencillamente geniales, las dos.

Llevaba años oyendo a unos y a otros decir "que si voy a la cena del gimnasio", "que si voy al cumpleaños de uno del gimnasio", "que si hoy han llevado magdalenas al gimnasio", "que si qué bien me lo paso con los del gimnasio",... Ufff, que hartura, ¿no???? Jejejje. Pues sí, qué bien la verdad. Pero no por las magdalenas, las cenas o los cumples, sino por la gente, por ellas, por mis amigas del gimnasio.

Llegaron como nosotras, por casualidad, con ganas de empezar algo nuevo que las motivara y ayudara a sentirse mejor. Llegaron y se quedaron.

Ellas forman el grupo de amigas que tengo aquí, quizá OS parezca poco, sólo 3 (porque mi cuñada es la número 1), pero no las cambio por nada del mundo. Cada una de su padre y de su madre, cada una de una edad , cada una con sus ideas, cada una con sus gustos y disgustos, cada una con su gran corazón, cada una con su sonrisa, cada una con un hombro en el que apoyarse, cada una con todas. Con ellas son las cenas del gimnasio, con ellas son los cumpleaños del gimnasio, con ellas es con quien me lo paso pipa en el gimnasio. 4 contra el mundo, así, tal cual.

Gracias por vuestra compañía chicas, sois unas estupendas gym-amigas.

Bss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario