Ir al contenido principal

Leonor y Manuel.

Hoy, cuando he llegado del trabajo, me he sentado a ver un rato la tele y me he quedado muda.

Hace unos meses ya vimos en todos los medios de comunicación la llamada de una madre canaria destrozada física y psicológicamente que dedica sus días a cuidar a su hijo, adulto y enfermo.

Leonor tiene 60 años y una fortaleza que muchos quisieran. Su hijo, Manuel, que nació con distrofia muscular y parálisis cerebral, hace años que no camina. Cada vez que tienen que salir, Leonor debe cargar con él a la espalda y bajar y subir a pie los tres pisos que los separan de la calle. Nadie se sorprenderá, espero, de que esta mujer ya no pueda más. Según comenta, hace años que tiene asignada una vivienda adaptada, accesible para su hijo, del Gobierno de Canarias. La triste realidad es que hoy por hoy, Leonor y su hijo enfermo siguen sin tener acceso a esa vivienda prometida hace más de diez años y las autoridades pertinentes se disculpan ante la prensa diciendo que no hay en este momento ninguna vivienda disponible para ellos.

¡Qué vergüenza! No puedo decir otra cosa más que ésa.

Vamos a ver. Resulta que tenemos de todo para todos y no podemos dar una vivienda digna a esa mujer y su hijo para que no tenga que subir tres pisos cargando a su hijo a la espalda como si fuera un animal.

Entiendo que es imposible dar respuesta inmediata a muchos de los problemas que se presentan cada día a los políticos que nos gobiernan, lo entiendo, de verdad. Lo que no me cabe en la cabeza es que en diez años (¡DIEZ!) el Gobierno canario no haya encontrado un lugar donde alojar a esta familia.
No me cabe y no me lo creo, claro. Aquí hemos jugado al juego de "voy a ver si haciendo el avestruz el problema pasa por mi lado y le cae a otro". Muy bonito, sí señor. 

¿Cómo es posible que en un país como España pasen cosas como ésta? ¿No podemos los españoles confiar en que los políticos que nos gobiernan, que para más inri han sido elegidos por nosotros, sepan actuar con rapidez y firmeza cuando tienen delante de las narices un caso como éste? Entiendo que el presidente del Gobierno español no tenga acceso a estos problemas, pero las autoridades locales de la ciudad donde Leonor y su hijo viven deberían haber dado solución a esto hace años, puesto que son conocedores de esta situación desde el primer momento.

En los próximos días los españoles tenemos otra cita esperanzadora con las urnas. Digo esperanzadora por que  espero que acaben las cosas de este tipo. Cada vez que vamos a votar, al menos yo, lo hacemos con el deseo de que cosas así dejen de producirse. Queremos una clase política que nos gobierne con justicia, simplemente.

Y justicia es dar una vivienda accesible a Leonor y Manuel para que puedan vivir dignamente; una señora de 60 años debería tener el derecho a padecer reúma sin preguntarse a cada segundo si ése será el día en que ya no podrá volver a coger a su hijo en brazos, cargarlo a su espalda y subir tres pisos a pie.

Tengamos un poco de solidaridad también con los de casa, que lo damos todo a los de fuera.

Bss.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi Payaya.

Artículo publicado en el "Libro de Verano de Águilas 2018".
Dedicado a mi abuela.



La pequeña tienda que regentaba estaba situada a escasos pasos de la Playa de Poniente, junto a La Posada, frente a la Plaza de Abastos del bonito y modesto pueblo de Águilas. Su especialidad, cariño y pasión en lo que hacía y, su plato fuerte de cada día, trabajo y más trabajo. En la puerta del establecimiento no había ningún cartel que anunciara su nombre o lo que se vendía, pero todo el mundo en Águilas sabía que allí se podía comprar comida y que la que había detrás de aquel mostrador metálico que brillaba cada mañana al reflejar el intenso sol que reinaba en el cielo de aquel rincón del Mediterráneo, era Apolonia, la mujer de Juan Pérez Sánchez, el mecánico que tenía su taller unas calles más abajo, en la Plaza Granero.
Ella, la tendera, era pequeña, como una muñeca de porcelana. Su cuerpo era delgado, su sonrisa, eterna y sincera, y su mirada, limpia y amable, te devolvía un reflejo grisáce…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…