Ir al contenido principal

El libro de los lunes.5: Agatha Christie.

Agatha Christie.png




Hoy me toca escribir sobre mi autora favorita. Siento que no sea española, qué le vamos a hacer...

Todos hemos oído hablar de ella, Agatha Christie, autora de novelas de misterio, la dama que convirtió la novela policíaca en un indispensable de cualquier biblioteca.

Conozcámosla un poco mejor.

Agatha Mary Clarissa Miller nació en Torquay (Inglaterra) en 1890 en una familia de clase media alta; recibió una educación privada hasta su adolescencia y estudió en diversos institutos de París. Mientras trabajaba como enfermera durante la Primera Guerra Mundial, publicó su primera novela, El misterioso caso de Styles (1920), donde introdujo por primera vez el personaje del detective Hércules Poirot, al que siguieron los otros grandes protagonistas de sus obras: la señorita Marple y el matrimonio de sabuesos Tommy y Tuppence Beresford, quizá menos conocidos que los primeros, pero no por ello menos inteligentes y sagaces.

Además de 66 novelas policíacas, escribió seis novelas de género rosa bajo el seudónimo de Mary Wesmacott, y 14 relatos cortos, así como las obras de teatro La Ratonera y Testigo de cargo, con las que tuvo gran éxito.

En 1914 contrajo matrimonio con Archibald Christie, de quien se divorció en 1928. Sumida en una larga depresión, en 1929 desapareció misteriosamente después de que su coche apareciera abandonado junto a una carretera. Once días más tarde fue hallada con un cuadro de amnesia en un hotel bajo el nombre de una de las amantes de su ex marido.

En 1930 se casó con el arqueólogo Max Mallowan, a quien acompañó en todos sus viajes a Irak y Siria, donde pasó largas temporadas. Sus estancias en estos países inspiraron varias de sus novelas como Asesinato en Mesopotamia (1930), Muerte en el Nilo (1936) y Cita con la muerte (1938).

Muchas de sus obras fueron adaptadas al teatro y al cine con gran éxito. Fue designada Comendadora de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II en 1971.

El Libro Guinness de los Récords calificó a Christie como la novelista más vendida de todos los tiempos, por lo que es reconocida mundialmente y resulta solo comparable con William Shakespeare y la Biblia. Según el Index Translationum, Christie es la autora individual más traducida con ediciones en, al menos, 103 idiomas. En 2013, su obra El asesinato de Roger Ackroyd fue votada como la mejor novela de crimen de todos los tiempos por la Asociación de Escritores de Crimen.

De las 66 novelas de misterio os recomiendo las 66... No me atrevo a hacer una criba. Aunque si vais a empezar ahora con ellas, estaría bien empezar por el principio, El misterioso caso de Styles, donde conocemos a Poirot y a otro asiduo de sus novelas, el capitán Hastings, fiel amigo del belga que le acompañará en multitud de casos y le salvará más de una vez. Tan fiel es, que hasta en la novela que pone punto final a este gran y carismático detective, que según las malas lenguas, alcanzó más fama que su creadora, le acompaña y ayuda a bajar el Telón.

Espero que disfrutéis.

Bss.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi Payaya.

Artículo publicado en el "Libro de Verano de Águilas 2018".
Dedicado a mi abuela.



La pequeña tienda que regentaba estaba situada a escasos pasos de la Playa de Poniente, junto a La Posada, frente a la Plaza de Abastos del bonito y modesto pueblo de Águilas. Su especialidad, cariño y pasión en lo que hacía y, su plato fuerte de cada día, trabajo y más trabajo. En la puerta del establecimiento no había ningún cartel que anunciara su nombre o lo que se vendía, pero todo el mundo en Águilas sabía que allí se podía comprar comida y que la que había detrás de aquel mostrador metálico que brillaba cada mañana al reflejar el intenso sol que reinaba en el cielo de aquel rincón del Mediterráneo, era Apolonia, la mujer de Juan Pérez Sánchez, el mecánico que tenía su taller unas calles más abajo, en la Plaza Granero.
Ella, la tendera, era pequeña, como una muñeca de porcelana. Su cuerpo era delgado, su sonrisa, eterna y sincera, y su mirada, limpia y amable, te devolvía un reflejo grisáce…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…