lunes, 8 de junio de 2015

EL Libro de los Lunes.6: "Los renglones torcidos de Dios" (Torcuato Luca de Tena).

Hace muchos años, una compañera del colegio me recomendó y me prestó esta novela. Al dármela me dijo: "Es el mejor libro que me he leído, te va a encantar".

Efectivamente, me encantó. No hace mucho volví a leerla y volví a quedarme con la boca abierta. Es impresionante la calidad narrativa que hay en esas páginas, por no hablar del final al que llegamos después de más de 400 páginas de vertiginosa intriga. Pero empecemos por el principio, su autor, Torcuato Luca de Tena.

Activo dramaturgo y diplomático, Torcuato Luca de Tena perteneció a la Real Academia Española entre 1946 y 1974. Entre sus obras destacan Los hijos de la lluvia o La brújula loca, pero sus mayores éxitos los cosechó con sus dos grandes novelas: Edad prohibida (1958), sobre la adolescencia, y Los renglones torcidos de Dios (1979), sobre la locura. Se acercó también a la novela histórica con La otra vida del capitán Contreras (1953) y escribió ensayos como La prensa ante las masas (1952), Los mil y un descubrimientos de América (1968), América y sus enigmas y Franco, sí, pero..., con el que obtuvo el premio Espejo de España. Reportaje novelado es Mrs. Thompson, su mundo y yo (1952); también se acercó al teatro estrenando tres obras: Hay una luz sobre la cama (1969), El triunfador (1971) y Visita inmoral o la hija de los embajadores (1975). Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1955, el Premio Planeta en 1961, el Premio Fastenrath de la Real Academia Española en 1969 por la comedia Hay una luz sobre la cama, así como el Premio Espejo de España en 1993 y el Premio de la Sociedad Cervantina de Novela.
(Fuente: Wikipedia)

Ahora que ya sabemos que tenemos entre manos la novela de un gran dramaturgo español del siglo XX, os voy a presentar Los renglones torcidos de Dios. Con un argumento policíaco sencillo, Luca de Tena nos da a conocer a la protagonista de la obra, Alice Gould, investigadora privada, cuando va a ingresar voluntariamente en un psiquiátrico, situado en las inmediaciones de Zamora, siguiendo la pista de un crimen. La extrema inteligencia de esta mujer y su actitud, aparentemente normal, confundirán a los médicos hasta el punto de no saber si fue ingresada injustamente o en realidad padece un grave y peligroso trastorno psicológico.



Para la confección de la trama, y tras mucho esfuerzo, Luca de Tena consiguió ser internado de manera voluntaria durante 18 meses en un sanatorio mental en Santiago de Compostela, en el que «convivió, como un loco más, entre los locos», para usar sus propias palabras, lo que nos da una muestra del enorme interés que ponía en la caracterización de sus personajes. La profunda influencia de sus experiencias dentro del hospital psiquiátrico inspiró la dedicatoria del libro:
"Los renglones torcidos de Dios son, en verdad, muy torcidos. Unos hombres y unas mujeres ejemplares, tenaces y hasta heroicos, pretenden enderezarlos. A veces lo consiguen. La profunda admiración que me produjo su labor durante mi estadía voluntaria en un hospital psiquiátrico acreció la gratitud y el respeto que siempre experimenté por la clase médica. De aquí que dedique estas páginas a los médicos, a los enfermeros y enfermeras, a los vigilantes, cuidadores y demás profesionales que emplean sus vidas en el noble y esforzado servicio de los más desventurados errores de la Naturaleza".

¿Qué más podría deciros de esta obra salvo que, por favor, la leáis?

Bss.

1 comentario:

  1. Hola Isabel. Una entrada muy emotiva. ¡Preciosa! Estoy intentando seguir tu blog pero me da error, he seguido otro blog para ver si el problema era mío y he podido seguirlo. Cuando lo soluciones. Me avisas... Un beso.

    ResponderEliminar