sábado, 6 de junio de 2015

¿Y mi libertad de expresión??

Dedicado a mis amigos catalanes, que son buenos amigos, buenos catalanes y buenos españoles.
Mucho hemos hablado, leído, compartido, discutido,... estos días de la tremenda pitada al Himno de España, a nuestra bandera y a nuestro Rey en la final de la Copa del Rey en el Campo Nou la pasada semana. Sin ánimo de entrar en polémica, que es algo que no me gusta, voy a atreverme a dejar aquí escrita mi opinión.
Entiendo que no todos sentimos los colores del mismo modo, ni a todos nos gusta el Rey (a mí sí), ni a todos se nos pone la piel de gallina al oír el Himno de España (a mí también). Vale. Hasta ahí entendido. Y, siempre, respetado.
Sigo. Oigo sin parar en boca de futbolistas, periodistas, tertulianos, amigos,... que para algo está la libertad de expresión, que es derecho de todos expresarse a favor o en contra de algo como los símbolos nacionales, que si hubo pitada al Himno en una competición española oficial llamada, para mas INRI, "Copa del Rey", pues no pasa nada. Como fue en un partido de fútbol de primera división y jugaban dos grandes clubes de nuestro país y no van a sancionar a los grandes, pues tampoco pasa nada.
Vale. Y yo, entonces, me pregunto: Si yo hubiera estado ese día en el Camp Nou, ¿no hubiera tenido derecho a oír el Himno de mi país, que me encanta? Es decir, ¿mi libertad de expresión no vale para nada, solo vale la de los otros? ¿Mi derecho empieza cuando acaba el de los demás o todos los derechos de todos los españoles van juntos? Digo yo que, ese día, habría allí bastantes catalanes que también se sienten españoles como los que más que, quizá, hubieran deseado disfrutar de ese momento previo al partido si les hubieran dejado.
Porque lo malo que está teniendo este tema, además de tener que oír y leer muchas tonterías, es que estamos metiendo a todos en el mismo saco y eso no debería ser así. Hay seguidores del Barsa y del A. Bilbao en muchos sitios de España, y hay, en Cataluña y en el País Vasco, muchos ciudadanos que se sienten españoles, muchos muchos. Y que respetan los símbolos de nuestro país, también muchos.
En el tema de la sanción, bueno, sinceramente creo que sí debería haber una sanción. No todo debe valer y, por desgracia, estoy harta de ver que todo vale sin que haya consecuencias para casi nadie. No me parece justo. Creo que dejar pasar esto como si nada hubiera ocurrido sería un mal ejemplo y una gran falta de respeto hacia los que intentamos, cada día, ser buenos ciudadanos, ser respetuosos; hacia los que cada día intentamos enseñar a nuestros hijos lo que significa la libertad de expresión (sin pisar la libertad del de al lado), la democracia, el respeto a nuestros símbolos y a nuestro país. El país en el que hemos nacido, en el que vivimos.
Como OS he dicho al principio, no persigo ningún debate con este tema tan delicado, ni faltar al respeto a nadie que lea este post y opine de manera diferente a mí. Nada más lejos de mi intención. Y si alguien se siente ofendido al leerlo, espero que me disculpe por atreverme a escribir sobre este episodio que, sin duda, pasará a la Historia de las competiciones deportivas de España.
Bss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario