Ir al contenido principal

27.06.2015. Noche de reencuentros.

Me preparo esta noche para acudir a la cita del año que más emoción me provoca hasta la fecha. Acabo de llegar de un largo viaje para iniciar mis ansiadas vacaciones en mi pueblo. Pero, lo que también me depara el fin de este viaje es el reencuentro con mucha gente a la que hace años que no veo.

Me doy un baño para quitarme el polvo del camino, mil largos kilómetros que han dejado en mí un cansancio que se evapora al pensar lo que me espera en unas horas. Me miro en el espejo pensando qué voy a ponerme, si será mejor zapato alto o bajo, vestido o falda y camisa, collar o no... Me miro en el espejo y, de repente, no veo a una mujer de treinta y nueve años, sino a una colegiala de catorce. Y mi cuerpo se estremece. Han pasado 25 años.

Sé que esta noche va estar plagada de emociones, abrazos, besos, saludos que saldrán del corazón, preguntas que contestar, gestos a los que responder; alguna lágrima se escapará al pensar en las que, desgraciadamente, ya no están. Y habrá, sobre todo, risas entremezcladas con la ternura del reencuentro con las antiguas maestras, que nos hicieron soñar, volar, amar, querernos como nos queremos. Ellas son las que nos hicieron guardar el recuerdo de tantas horas de estudio, tantas horas de travesuras escondidas tras los pupitres, tantas horas de... Tantas horas de todo.

Hace 25 años que colgamos el uniforme en una percha y salimos al mundo real, un mundo desconocido para nosotras, un mundo ansiado, pero temido. Hace 25 años soñamos con el futuro, que es el hoy que hemos ido construyendo y que nos hemos reunido a celebrar. Sacamos las reliquias que manteníamos aún guardadas en ese pupitre de la tercera fila de la clase de octavo del Colegio María Inmaculada y, junto con los posters de los ídolos del momento, salen recuerdos, historias varias sobre lo buenas alumnas que fuimos, lo malas que éramos a veces, lo que nos gustaba, lo que mejor o peor hacíamos... Vamos recopilando todas las anécdotas que, por turnos, contamos mientras que la noche se llena, poco a poco, de chicas de uniforme que dejan de ser mujeres por un rato para convertirse en colegialas llenas de ilusión y deseos. Para algunas la vida ha ido bien, para otras tampoco ha ido mal, todas coincidimos en lo mismo: estamos vivas, sentimos, deseamos, anhelamos, recordamos, amamos... La noche se llena de imágenes de un pasado entrañable mil veces recordado que nunca dejaremos de revivir acompañado de la música que meció nuestra niñez y sembró nuestra adolescencia.


Y en medio de todo eso, ellas, las profes, nuestras guías. Intachables en su vida, insuperables en su labor, magníficas formadoras de una generación que marcó un antes y un después en la vida de las que lo vivimos. Ellas, las artífices de lo que hoy somos, creadoras, en realidad, de esta noche. Nos formaron con esmero, con mucho tacto, como si fuésemos pequeñas piezas de porcelana que pudieran romperse al menor contratiempo. Ellas, soñadoras extraordinarias que forjaron un futuro para nosotras paso a paso, letra a letra. Ellas, sin las que hoy no seríamos lo que somos; 25 años después, Ellas siguen siendo nuestras señoritas, y nosotras, la generación del 76, seguimos siendo niñas en uniforme y baby, que, sentadas alrededor de un inmenso pupitre común, reímos a carcajadas mientras celebramos una magnífica noche de reencuentros.

Bss.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Águilas, mi Águilas.

https://m.facebook.com/elblogdeisaperez Mañana empieza una nueva etapa en la historia de Águilas, mi Águilas. Como toda ciudad cargada de historia, este rincón del Mediterráneo donde nací, me crié y me hice mayor, vivirá mañana uno de los días más importantes en la vida de una muy querida amiga, nuestra nueva alcaldesa. Lástima no poder estar allí para arroparla y vitorearla cuando jure su cargo. Afortunadamente, sé que va a tener con ella a mucha, mucha gente, apoyándola y agradeciéndole haber dado, una vez más, una muestra de generosidad al aceptar encabezar un cambio para nuestro pequeño paraíso convirtiéndose en la primera mujer que preside la alcaldía aguileña. Una vez más, Águilas, mi Águilas, hace historia. Mañana no se trata de aúpar a nuestra Mamen tratando de encontrar aceptación en aquellos que no votaron por este cambio. Mañana, según yo lo veo, se trata de comenzar a trabajar por llevar a cabo ese Gran Contrato por Águilas en el que su autora cree con los ojos cerrados y…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…