Ir al contenido principal

El libro de los lunes.11: "Invitación a un asesinato" (Carmen Posadas).

Hay novelas que sirven para hacerte soñar, volar, viajar, llorar, reír,... Desgraciadamente para los amantes de la lectura, nunca todo lo que leemos nos parece bueno, ni memorable, ni digno de mención. Pero hay que leer de todo.

La novela que hoy nos ocupa, Invitación a un asesinato, es de esas novelas que uno puede leer para pasar un rato de una tarde de verano, entretenerse con una buena narración y no preocuparse de nada más. No es que la novela sea mala, nada más lejos de la realidad, sino que es de las que te "invitan" a no pensar y dejarte llevar desde la primera página hasta la última sin complicarte la existencia.

La autora, Carmen Posadas, nació en Montevideo en 1953; hija de diplomático, pasó largas temporadas en Moscú, Buenos Aires y Londres hasta que se instaló en Madrid en 1965. Comenzó escribiendo para niños ganando, en 1984, el Premio Ministerio de Cultura. Es autora, además, de ensayos, guiones de cine y televisión, relatos y varias novelas entre las que destaca Pequeñas Infamias, galardonada con el Premio Planeta en 1998. Sus libros han sido traducidos a veintiún idiomas y se publican en más de cuarenta países. La acogida internacional, tanto de lectores como prensa especializada, ha sido inmejorable, según la crítica especializada. Pequeñas Infamias recibió excelentes críticas tanto en The New York Times, como en The Washington Post. En el año 2002 la revista Newsweek calificaba a Carmen Posadas como “una de las autoras latinoamericanas más destacadas de su generación”. Actualmente es consejera de la Universidad Europea de Madrid, donde se ha creado la Cátedra que lleva su nombre.

Como veis, estamos ante toda una figura de las letras, reconocida mundialmente y con una trayectoria envidiable para muchos escritores.

La novela que nos ocupa, tal y como podéis suponer por la introducción del post, no es una de las mejores obras de la autora. Reconozco que solamente me he leído ésta de Carmen Posadas, así que tampoco puedo opinar más allá de las 368 páginas que componen esta obra.

"Una obra repleta de humor exquisito, ingenio, y una trama que juega con el lector y lanza constantes guiños a los amantes de Agatha Christie". Como suponéis, nada más leer esta descripción, compré el libro inmediatamente. "Algo que huele a Christie merece la pena fijo", me dije. Bueno,... No está mal, pero no es Agatha, ni mucho menos.



Os cuento.

Recién divorciada de su quinto marido, Flavio, y completamente arruinada, la perfecta y glamurosa vida de Olivia Uriarte se está yendo a pique. Con la intención de evitar el inminente declive, Olivia traza un plan minucioso para provocar su muerte… o mejor dicho, su asesinato. El escenario elegido es un lujoso velero en mitad del océano con ocho invitados muy especiales (la novela empieza con la presentación de todos ellos, capítulo a capítulo): aquellos que, por oscuras razones del pasado, estarían dispuestos a asestarle el último golpe sin dudarlo, exponiéndonos claramente el motivo que tendría cada uno de ellos para asesinarla. Olivia ha dejado todo dispuesto para su gran final, incluidas aquellas pistas que deberá seguir su hermana Ágata (guiño descarado de la autora) para resolver correctamente el rompecabezas. Una tarea liberadora que la empujará a empezar de nuevo sin el peso de la sombra de su hermana. (Fuente: La casa del libro)

Una lectura ligera y divertida, rodeada del glamour y el lujo de la alta sociedad, sin complicaciones, para pasar un rato agradable de lectura.

Ya me contaréis qué os parece.

Bss.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…

La puerta azul.

La puerta azul, por Isabel María Pérez Salas. No sabía cuánto tiempo llevaba parada delante de la puerta azul. Traspasar ese umbral significaba mirar de frente el pasado y no estaba segura de querer hacerlo. Al igual que la pintura de la ajada puerta de entrada a la casa que en algún momento ella llamó hogar, sus recuerdos se habían resquebrajado con el paso de los años hasta convertirse en un mosaico abstracto en el que todo se amontonaba sin ningún orden aparente. Hacía doce años que no visitaba esa casa, que no cruzaba ese portal. Hacía doce años que ese cálido sol que se reflejaba en las ventanas no calentaba su rostro ni arrancaba destellos dorados de sus ojos color miel. Hacía doce años que abandonó a su madre, aquella a la que esa misma mañana había dejado bajo tierra, enterrada en el panteón familiar, bajo una losa de mármol, y a la que no había vuelto a ver en vida. Y ahora estaba allí. “Debo entrar”, se dijo, “en algún momento tendré que hacerlo. Venga”. Pero su cerebro no era cap…