Ir al contenido principal

El Libro de los Lunes.13: "Juliet" (Anne Fortier)

Hoy vamos a sumergirnos en la historia de amor más bella jamás contada, aunque con tintes modernistas y desde una perspectiva diferente, Juliet.


                                         
Escrita en 2011 por la novelista danesa Anne Fortier, Juliet nos sumerge en la Siena de 1340 de la mano de dos poderosas familias enfrentadas por el odio y el amor, dos potentes armas que continúan siendo fuente inagotable de conflictos y pasiones que perduran a lo largo de los siglos. Aquí, en Siena, los Tolomei y los Salimbeni firman en pleno siglo XIV una guerra que llevará a nuestra protagonista, Julie Jacobs, a narrarnos, en primera persona, cómo su vida, aburrida, anodina, segura,… se ve alterada tras la muerta de Tía Rosa, la persona que se  hizo cargo de ella y de su hermana gemela Janice a la muerte de sus padres. Este triste acontecimiento desencadena la trama, originada por la carta póstuma de tía Rosa que Umberto, mayordomo de la familia durante décadas y fiel protector de Julie, le entrega a ésta desvelándole su pasado y,  por ende, su futuro.

A través de esta carta, tía Rosa le desvela a Julie su origen italiano, y su verdadero nombre, Giulietta Tolomei, instando a su joven sobrina a viajar a Siena y conocer a su familia e historia.

Es a su llegada a Siena cuando Giulietta se ve inmersa en esa guerra de amor y odio al conocer a Alessandro, Romeo Salimbeni,  lógicamente. La pasión que se desata en los dos jóvenes, envuelta en la búsqueda de Los Ojos de Julieta, tesoro escondido que guarda el amor de Romeo y Julieta y único talismán que conseguirá que la historia que inspiró la obra cumbre de W. Shakespeare se repita en el siglo XXI con un final feliz.

No os cuento más… Sólo so digo que yo le he leído 4 veces y ando pensando en la quinta. Es una maravilla de historia narrada en primera persona por la protagonista absoluta de la novela y salpicado con capítulos que narran la historia de Romeo y Julieta del siglo XIV. Y con sorpresas inesperadas.

Y hasta aquí puedo leer, ya me contaréis.

Bss.

Comentarios

  1. Hola!
    Me encantaría leerlo algún día!
    Conocí tu blog debido a la campaña Bloggeros Pequeños Unidos, te estoy siguiendo y te espero por mi blog, nos leemos, un beso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi Payaya.

Artículo publicado en el "Libro de Verano de Águilas 2018".
Dedicado a mi abuela.



La pequeña tienda que regentaba estaba situada a escasos pasos de la Playa de Poniente, junto a La Posada, frente a la Plaza de Abastos del bonito y modesto pueblo de Águilas. Su especialidad, cariño y pasión en lo que hacía y, su plato fuerte de cada día, trabajo y más trabajo. En la puerta del establecimiento no había ningún cartel que anunciara su nombre o lo que se vendía, pero todo el mundo en Águilas sabía que allí se podía comprar comida y que la que había detrás de aquel mostrador metálico que brillaba cada mañana al reflejar el intenso sol que reinaba en el cielo de aquel rincón del Mediterráneo, era Apolonia, la mujer de Juan Pérez Sánchez, el mecánico que tenía su taller unas calles más abajo, en la Plaza Granero.
Ella, la tendera, era pequeña, como una muñeca de porcelana. Su cuerpo era delgado, su sonrisa, eterna y sincera, y su mirada, limpia y amable, te devolvía un reflejo grisáce…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…