Ir al contenido principal

Pueblos.3: Mirandilla (Badajoz)

Si buscáis en Internet algo sobre esta localidad extremeña encontraréis unas cuantas líneas en la Wikipedia con los datos históricos básicos, como que Mirandilla pertenece a la provincia de Badajoz; como que el origen de sus fundadores es dudoso, ya que se lo disputaban los de Miranda de Ebro y Miranda de Duero durante los siglos XIII o XIV; como que en 1834 se constituyó como municipio constitucional tras la caída del Antiguo Régimen y quedó integrado en el Partido Judicial de Mérida. Nada más que esto y una pequeña mención a la Iglesia de la Magdalena, patrona de Mirandilla; Iglesia, por cierto, muy bonita en la que he sido testigo de un par eventos muy emotivos para mí. Pero de eso hablaremos más adelante.

Mirandilla se encuentra a escasos 15 km de Mérida, preciosa ciudad que conserva en cada recodo los recuerdos de la época romana en la que fue capital del Imperio. Pero hoy no vamos a hablar ni de los maravillosos mosaicos que se conservan en el Museo Nacional de Arte Romano, ni del espectacular Teatro Romano, ni de los restos de la Alcazaba desde donde se aprecia la maravilla de ciudad que es Mérida. Hoy sólo vamos a hablar de Mirandilla, Badajoz, cuyo patrón, San Isidro, se ve ensalzado cada 15 de mayo en la romería que recorre el pueblo en procesión; la fiesta mayor se celebra el 22 de julio en honor a su Magdalena y la Asunción de la Virgen el 15 de agosto para terminar, al día siguiente, con la fiesta de San Roque. Bien, fiestas tiene.

Os confieso que la primera vez que me acerqué por allí, aún sabiendo lo "mini" que era, me sorprendió. Llegas allí después de haber andado unos cuantos kilómetros por una carretera comarcal que atraviesa campos de cultivo y entras al pueblo sin saber que ya has llegado. Casas de dos plantas a ambos lados de la calle y poco más. Es el típico pueblo de interior en el que la ganadería y la agricultura forman parte de su vida cotidiana; silencioso, tranquilo, caluroso en verano y frío en invierno y habitado por personas inmejorables, motivo principal de esta reseña.

              

Fui allí de la mano de mi otro yo, otra Isa Pérez de las muchas que habitan el mundo, pero sólo igual a ellas en nombre, porque no hay nadie que la iguale en alegría, bondad, generosidad y amor a los demás. Ella nos enseñó su Mirandilla y lo conocimos desde dentro, en casa de una familia extraordinaria formada por mirandillenses de los de toda la vida que nos hablaron de las tradiciones, las fiestas, el trabajo que realizan, la caza, el entorno,...; y el jamón, uhmmm, ¡y qué jamón! Fueron unos días maravillosos en los que conocimos a muchos amigos que hoy son como de la familia.

Os decía más arriba que de la Iglesia de la Magdalena hablaríamos más adelante. Pues bien, en ella se casó mi querida amiga con su Eu; en ella le leí emocionada durante la ceremonia y en ella los abracé a ambos cuando por fin se dieron el esperado "sí, quiero". En ella también fui testigo del bautizo de su primer hijo y de cómo, no sin esfuerzo, el sacerdote que le echó el agua al pequeño, cumplió con una de las tradiciones al levantarlo en ofrenda a la Santa Madre mientras rezaba una oración. En ella volvimos a encontrarnos con nuestros "familiares amigos" para celebrar la llegada del nuevo mirandillense, Rodrigo.

Hay lugares, como Mérida, llenos de monumentos que visitar. Y hay otros, como Mirandilla, en los que los monumentos son las gentes que allí habitan. 

Y, por ellos, volveremos.

Bss.


Comentarios

  1. Hola Isa!!
    Pues no lo conocía, bueno, a decir verdad, no conozco casi nada de España, he viajado muy poco, pero muchas gracias por acercarnos con tus palabras este pueblo.
    Besos!! <33

    ResponderEliminar
  2. De nada, date un paseo por allí, ya verás!!

    ResponderEliminar
  3. De nada, date un paseo por allí, ya verás!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Águilas, mi Águilas.

https://m.facebook.com/elblogdeisaperez Mañana empieza una nueva etapa en la historia de Águilas, mi Águilas. Como toda ciudad cargada de historia, este rincón del Mediterráneo donde nací, me crié y me hice mayor, vivirá mañana uno de los días más importantes en la vida de una muy querida amiga, nuestra nueva alcaldesa. Lástima no poder estar allí para arroparla y vitorearla cuando jure su cargo. Afortunadamente, sé que va a tener con ella a mucha, mucha gente, apoyándola y agradeciéndole haber dado, una vez más, una muestra de generosidad al aceptar encabezar un cambio para nuestro pequeño paraíso convirtiéndose en la primera mujer que preside la alcaldía aguileña. Una vez más, Águilas, mi Águilas, hace historia. Mañana no se trata de aúpar a nuestra Mamen tratando de encontrar aceptación en aquellos que no votaron por este cambio. Mañana, según yo lo veo, se trata de comenzar a trabajar por llevar a cabo ese Gran Contrato por Águilas en el que su autora cree con los ojos cerrados y…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…