Ir al contenido principal

El Libro de los Lunes.19: "La piel del tambor";, Arturo Pérez-Reverte.

Para qué vamos a entretenernos en presentaros al autor de esta novela... No creo que haya nadie en este país, y en muchos otros del extranjero, que no conozca a Arturo Pérez-Reverte. Como ya os dije en El Libro de los Lunes.4: El Tango de la Guardia Vieja (http://elblogdeisaperez.blogspot.com.es/2015/05/el-libro-de-los-lunes-4.html) es una autor que ha conseguido ser amado por unos y odiado por otros. Pero nadie puede, ni podrá jamás, poner en tela de juicio su capacidad para inventar historias; su manera de hacernos ver la Historia de un modo tan intenso que es como si, a cada línea que leemos, fuésemos sus más absolutos protagonistas.

La novela que nos ocupa hoy, La piel del tambor, fue escrita en 1995 y publicada por Alfaguara para delirio de todos.

La piel del tambor tiene como telón de fondo Roma y El Vaticano; una amenaza  informática en forma de hacker que se comunica con el Papa vía mensajes que se molesta en dejar en su propio ordenador después de saltarse todas las medidas de seguridad que el equipo informático de Su Santidad ha instalado en la red vaticana; y la Iglesia de Nuestra Señora de las Lágrimas de Sevilla, una iglesia que mata para sobrevivir. Así se describe la novela.

Todo ello aderezado con un guapo investigador llegado al barrio de Santa Cruz desde Roma con el único propósito de llegar al fondo de las dos muertes ocurridas en la iglesia, que para más inri es cura; Macarena Bruner, incansable luchadora en pro de la supervivencia de Nuestra Señora de las Lágrimas y seductora sevillana en vías de separación de Pencho Gavira, un banquero cuyo único objetivo es demoler la iglesia para urbanizar... Otros curiosos personajes se entremezclan en la acción de la novela, como el Padre Ferro y Gris Marsala; el trío formado por una cantaora venida a menos, un matón de poca monta y un abogado de La Habana, afincado en Sevilla con un título falso bajo el brazo. En medio de todo esto nos encontramos con la romántica historia de Carlota Bruner y el Capitán Xaloc, un amor imposible en la Sevilla del siglo XIX, que aún sostiene los muros de Nuestra Señora de las Lágrimas, la vida de la familia Bruner y la lucha incansable del Padre Ferro por defender su iglesia.

¡Guau!

Al leer este libro, y si conocéis a fondo la obra de Pérez-Reverte, os daréis cuenta de la diferencia que hay entre esta novela, de los comienzos del autor como escritor, y las obras actuales. Su lectura es ligera, aunque está cargada de datos históricos y de perfectas descripciones; se deja ver aún en ella una finalidad diferente de la que encontramos en obras más recientes del autor, como La Guardia del Tango Viejo o El pintor de batallas, novelas más profundas, con un lenguaje más específico y descripciones más largas, en las que nos deja ver su evolución a lo largo de estos veinte años.

A pesar de ser una novela larga (tiene 589 páginas), su lectura es cómoda; la trama muy entretenida y fácil de seguir, ingredientes que hacen de su lectura un placer.

Aquí va una foto de mi ejemplar fìrmado por el autor en Murcia en 1995; lo guardo con gran cariño, es uno de mis tesoros.

 

Bss.


Comentarios

  1. Hola Isa. No te puedes imaginar la agradable sorpresa al ver tu libro de esta semana. ¿Te puedes creer que lo estoy releyendo ahora mismo? Otra coincidencia yo también lo tengo firmado por Pérez-Reverte. La piel del tambor junto con La Tabla de Flandes son mis libros favoritos de Pérez-Reverte. Besos

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho, estamos conectadas!! Disfrútalo, yo lo estoy demorando para que no se me termine!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Águilas, mi Águilas.

https://m.facebook.com/elblogdeisaperez Mañana empieza una nueva etapa en la historia de Águilas, mi Águilas. Como toda ciudad cargada de historia, este rincón del Mediterráneo donde nací, me crié y me hice mayor, vivirá mañana uno de los días más importantes en la vida de una muy querida amiga, nuestra nueva alcaldesa. Lástima no poder estar allí para arroparla y vitorearla cuando jure su cargo. Afortunadamente, sé que va a tener con ella a mucha, mucha gente, apoyándola y agradeciéndole haber dado, una vez más, una muestra de generosidad al aceptar encabezar un cambio para nuestro pequeño paraíso convirtiéndose en la primera mujer que preside la alcaldía aguileña. Una vez más, Águilas, mi Águilas, hace historia. Mañana no se trata de aúpar a nuestra Mamen tratando de encontrar aceptación en aquellos que no votaron por este cambio. Mañana, según yo lo veo, se trata de comenzar a trabajar por llevar a cabo ese Gran Contrato por Águilas en el que su autora cree con los ojos cerrados y…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…