Ir al contenido principal

Pueblos.7: Real Sitio de Covadonga (Asturias).




En el parque Nacional de Los Picos de Europa, en plena naturaleza, entre montañas y bosques, se encuentra el Santuario de Covadonga, centro Mariano de gran devoción
para todos los Asturianos y todos los Cristianos. La Santina en Su Cueva, la Basílica en el Cerro Cueto, y la belleza del paisaje de la montaña asturiana, hacen del Santuario de Covadonga un lugar de visita y peregrinación obligada. En Covadonga, como en ningún otro lugar, se funden la Fe, la historia y la naturaleza. Allí, en la misma Santa Gruta, junto a la Santina, la tumba del gran Don Pelayo domina la asombrosa vista que desde allí se contempla, como si aún estuviera vigilando y velando por la seguridad de su territorio sin conquistar.

Nos decía el sacerdote que ofició la misa el sábado en la Santa Gruta de Covadonga que, todos los que vamos allí, lo hacemos con devoción y con el corazón lleno de algo: de pena, alegría, satisfacción, enfermedades, amor, pérdida,... Y todos seguimos un pequeño itinerario sin necesidad de guión: encendemos nuestra vela y vamos a ver a la Virgen para presentarle nuestros respetos y pedirle aquello que nos ronda en nuestro interior, y que sólo nosotros y Ella conocemos, y agradecerle otras tantas cosas.
Y tiene razón. De todas las veces que he estado en Covadonga, y son muchas, ni una sola he faltado al ritual. Y por ese mismo orden, sin pensarlo.

Esta semana fuimos a darle las gracias por las muchas cosas buenas que nos están pasando, y nos permitimos el pequeño lujo de visitar a la Santa Madre en primer lugar; en su gruta, donde aguarda cada día, paciente, a los cientos de visitantes que por allí pasamos.

Eran apenas las nueve de la mañana; de fondo, solamente se oía el rumor del agua cayendo en la gruta y algún que otro canto de pájaro que volaba feliz contemplando tanta belleza. Nos sentamos en uno de los escasos bancos de madera que allí caben, tranquilos, con el corazón lleno de peticiones y mucho que agradecer. Y fue uno de los momentos más hermosos que he vivido últimamente.


Una de las cosas que, vez tras vez, sigue siendo mi talón de Aquiles, es encender una vela a la Virgen mientras, en silencio, con los ojos cerrados y en absoluto silencio, le pido por todos los míos; ese momento de devoción y de fe sigue produciendo en mí unas tremendas ganas de llorar. Siempre. Es tal el recogimiento que allí se siente, que es imposible no sentir ese halo de fe invadiéndolo todo, y a todos. 

Imagino que muchos de vosotros habréis estado allí, porque es una de las visitas obligadas cuando se está en Asturias de vacaciones. Es cierto que todo el recinto está muy enfocado al turismo; de hecho, es el conjunto monumental más visitado de Asturias, pero aún así, incluso para los que vamos de vez en cuando para alejarnos del ruido de la ciudad y reconciliarnos con nuestro interior, es increíble la sensación de paz que te invade, la sensación de tranquilidad; el cuerpo se relaja y es como si miles de angelitos te llevaran en volandas a presentar tus respetos a la Santina. Paz, tan ansiada en estos tiempos que corren y tan necesaria para nuestro alma. 

No es que os lo recomiende, es que creo que todos necesitamos visitar alguna vez en nuestra vida este lugar santo; este lugar de fe, de reflexión. Allí os espera la Santina para daros aliento y fuerza; allí os espera vuestro momento de paz.

"Bendita la reina de nuestra montaña que tiene por trono la cuna de España".

Bss.







Comentarios

  1. Hola Isa. Covadonga es uno de los lugares más bellos que he visitado. Un lugar como tú dices que merece la pena visitar por lo menos una vez en la vida tanto si eres creyente como si no. Y ¿qué me dices de los lagos? Impresionante paisaje, un lugar precioso. Gracias por compartir tú experiencia. Un besazo enorme

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi Payaya.

Artículo publicado en el "Libro de Verano de Águilas 2018".
Dedicado a mi abuela.



La pequeña tienda que regentaba estaba situada a escasos pasos de la Playa de Poniente, junto a La Posada, frente a la Plaza de Abastos del bonito y modesto pueblo de Águilas. Su especialidad, cariño y pasión en lo que hacía y, su plato fuerte de cada día, trabajo y más trabajo. En la puerta del establecimiento no había ningún cartel que anunciara su nombre o lo que se vendía, pero todo el mundo en Águilas sabía que allí se podía comprar comida y que la que había detrás de aquel mostrador metálico que brillaba cada mañana al reflejar el intenso sol que reinaba en el cielo de aquel rincón del Mediterráneo, era Apolonia, la mujer de Juan Pérez Sánchez, el mecánico que tenía su taller unas calles más abajo, en la Plaza Granero.
Ella, la tendera, era pequeña, como una muñeca de porcelana. Su cuerpo era delgado, su sonrisa, eterna y sincera, y su mirada, limpia y amable, te devolvía un reflejo grisáce…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…