Ir al contenido principal

El Libro de los Lunes.22: "La Melodía del Tiempo", José Luis Perales.


Enfrentarse a la crítica casi a diario como lo lleva haciendo José Luis Perales desde hace más de cuarenta años no debe ser nada fácil. Lo que me encantaría saber es si la sensación ha sido diferente al esperar, ansioso, la crítica de su primer libro, lanzado a la venta el pasado mes de noviembre, con gran expectación por parte de sus fans. Y no os engaño, me gustaría mucho poder preguntárselo en persona…
Esta publicación, titulada La Melodía del Tiempo es su primer libro, a pesar de que lleva escribiendo historias toda la vida. Porque, ¿qué es, si no eso, la música? Una sucesión de palabras que forman una historia a la que alguien le pone una melodía para que nuestro corazón baile al oírlas. Dice el autor que ha dedicado su vida a poner música a las historias cotidianas de la gente. Y vaya si lo ha hecho, no sólo les ha puesto música, sino que las ha unido en esta Melodía maravillosa que nos transporta a una pequeña aldea del interior y nos introduce en las casas de sus habitantes para que podamos conocer, de primera mano, sus costumbres, sus hábitos, sus gustos, sus odios, sus amores, sus anhelos,… Ha escrito, para deleite de muchos, su canción más larga. Ni más ni menos.

Anoche, cuando por fin llegué a la última página del libro, y después de hacer mi pequeño ritual, que hago sin falta al terminar cada lectura, había un sentimiento que predominada por encima de todos los demás: ternura. Ese es el sentimiento predominante es esta historia que habla de padres e hijos, abuelos, hermanos, vecinos, amor y desamor. No le faltan, tampoco, episodios imposibles que te arrancan sonrisas y te hacen ver, con mucha más claridad, que se trata, en efecto, de un canto a la vida.

Según iba avanzando en mi lectura, yo, forofa de Perales desde que mi primo Juan me puso en su tocadiscos un LP suyo hace mucho, iba recordando las tiernas y nostálgicas letras de sus canciones en cada línea. Incluso, en una de las historias que se nos cuentan, tenemos la letra exacta de una parte de la canción de La llamaban loca, que el autor compuso para Mocedades hace ya unos cuantos años.

Dedicado a los amantes de sus letras y a los incondicionales de su música, La Melodía del Tiempo, nos lleva directamente al asiento de la primera fila de cualquier teatro; allí, José Luis Perales, en exclusiva para cada uno de nosotros, nos canta este libro que resume toda una vida.

Os regalo este párrafo, que me robó una sonrisa de ternura tremenda y me recordó no pocos momentos de mi vida, mientras sonaba de fondo, “Y sigo enamorado”.

“Cuántas  escenas de amor habrá contemplado. Cuántos besos. Cuántos abrazos de adolescentes  antes de que se encendieran las luces de las calles al anochecer, hora de llevar a las chicas a casa.
Y cuántas despedidas…”.

Feliz lectura, bss.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…

La puerta azul.

La puerta azul, por Isabel María Pérez Salas. No sabía cuánto tiempo llevaba parada delante de la puerta azul. Traspasar ese umbral significaba mirar de frente el pasado y no estaba segura de querer hacerlo. Al igual que la pintura de la ajada puerta de entrada a la casa que en algún momento ella llamó hogar, sus recuerdos se habían resquebrajado con el paso de los años hasta convertirse en un mosaico abstracto en el que todo se amontonaba sin ningún orden aparente. Hacía doce años que no visitaba esa casa, que no cruzaba ese portal. Hacía doce años que ese cálido sol que se reflejaba en las ventanas no calentaba su rostro ni arrancaba destellos dorados de sus ojos color miel. Hacía doce años que abandonó a su madre, aquella a la que esa misma mañana había dejado bajo tierra, enterrada en el panteón familiar, bajo una losa de mármol, y a la que no había vuelto a ver en vida. Y ahora estaba allí. “Debo entrar”, se dijo, “en algún momento tendré que hacerlo. Venga”. Pero su cerebro no era cap…