jueves, 16 de junio de 2016

50.000 besos.

Hay números que por regla general se celebran por tener un significado especial. Celebramos con especial énfasis, por ejemplo, los quince años, los veinte, los treinta, los cuarenta, … Se guardan con especial cariño los recuerdos de los diez años de matrimonio o hacemos una gran celebración a los veinticinco y a los cincuenta. En definitiva, no dejamos pasar la ocasión de hacer una gran fiesta cuando se alcanzan estas gloriosas cifras. Cierto, ¿verdad?

Bueno, pues hoy celebro, muy cariñosa y efusivamente, las 50.000 visitas que ha logrado alcanzar El Blog de Isa Pérez, una cifra que hace tan sólo un año ni me planteaba. 

Os preguntaréis muchos de vosotros por qué los blogueros nos empeñamos en celebrar estas cifras.

Bien, os lo explico.

Cada día me siento a escribir con la esperanza de que el resultado sea del agrado de los muchos o pocos lectores que he conseguido reunir en este rincón. Puede parecer fácil, pero, ¿a que no pincháis en todos los enlaces que os llegan? Pues lo que yo tengo que conseguir a diario es que, cada vez que veáis un enlace de mi blog, entréis a ver qué hay de nuevo en él, lo leáis y, además, os guste y habléis de ello con vuestros amigos para que mis escritos vayan poco a poco llegando a más gente. Puede pareceros algo sencillo de conseguir, pero os aseguro que es muy difícil, mucho, mucho. Más aún si tenéis en cuenta que yo no soy una escritora profesional, sino una simple amante de las letras, una aficionada que ha creado un mundo personal en este blog salpicado de realidad y aventuras ideadas para vivir otras vidas, para vivir momentos soñados, robados... Y hacer eso cada día supone un esfuerzo que bien merece una celebración, ¿verdad?   

Recuerdo aún cómo celebré entusiasmada las primeras 100 visitas, las 1000, incluso las 10.000… Y creo que siempre celebraré las cifras que hacen crecer mis ilusiones en este mundo nada fácil que he elegido explorar en este momento de mi vida. Porque la vida sin ilusión no es vida y la ilusión sin valor es algo hueco, vacío.

Felices 50.000, pues. A todos, queridos lectores. A todos.



Bss.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario