Ir al contenido principal

Llenándome de vida con Piedad Fernández.

Nuestra invitada vital de la tercera edición de esta sección hecha por vosotros, lectores, es una de esas personas que la vida te pone en el camino y tú agradeces cada día haber conocido. Ella es española, asturiana, ovetense y manchega casi en la misa medida, aunque, como ella nos va a contar enseguida, tiene el corazón un poco dividido.

Piedad, así se llama, tiene unos espectaculares ojos azules que te calan en lo más hondo, aún sin intercambiar una sola palabra. Y lo más importante es que, al mirarla, sabes que tienes delante a una buena persona, a alguien que, sin duda, merece la pena conocer.

Os dejo con ella, os dejo con Piedad Fernández...



EBIP: Para comenzar, ¿qué te parece si nos cuentas algo de ti? Una pequeña presentación…
PF: Pues nací un diez de enero en Oviedo y, aunque soy asturiana, me considero una asturiana con sangre manchega. Tanto mis padres, que viven en Oviedo, como mi marido, son de un lugar de La Mancha que sí quiero acordarme… Se llama Quintanar de la Orden, así que todos los veranos recorríamos los seiscientos kilómetros que separan el tiempo impreciso de Asturias al tiempo asegurado de sol de La Mancha. Durante uno de esos veranos conocí a Jesús, mi marido, y aunque estuvimos tres años separados por esos seiscientos kilómetros, al final encontró trabajo en Oviedo. Nos casamos otros tres años más tarde y aquí seguimos, en Oviedo, con nuestros dos hijos y todos los veranos, Semana Santa y Navidades, volvemos a La Mancha.
Sigo quedando, muy de vez en cuando, con mis amigas del colegio, esas que conoces desde que tienes cuatro años y que, aunque tardes meses en ver, parece que hubieras hablado con ellas todos los días. Estudié Químicas, mi pasión desde los ocho años, y aunque no he encontrado trabajo relacionado con ello, puedo decir que estudié lo que verdaderamente me gustaba.
Actualmente, busco “desesperadamente” trabajo, pero quieta no estoy, hago manualidades, estudio y, sobretodo, “peleo” con un adolescente y un pre-adolescente, que no es poco.

EBIP: ¿Qué te apasiona en la vida?
PF: ¡Ella misma! La vida es apasionante o, por lo menos, a mí me lo parece. Los cambios que damos las personas, con los años, tanto física como mentalmente… El cómo dejas de hacer cosas sin más y haces otras nuevas según la edad. La vida es apasionante…

EBIP: ¿Morirías por ella? Es decir, ¿morirías por tener una vida apasionante?
PF: Igual que hacemos unas cosas y dejamos de hacer otras por la edad o la situación de cada uno, la vida tiene un principio y un final. Lo bueno sería irse habiendo sido feliz y habiendo conseguido los logros que nos hayamos marcado en esta vida.

EBIP: ¿Qué hace que tu estómago baile?
PF: Mi estómago baila y mis ojos lloran, va todo junto. Sea bueno o malo. ¡Yo soy de las que lloran con Pretty Woman! En serio, muchas cosas, sobretodo cuando se consiguen las metas que nos vamos marcando día a día, las de mi familia, padres, suegros, hermanos, cuñados, sobrinos, …

EBIP: ¿Qué llevas en tu mochila siempre que sales de viaje?
PF: ¡Una maleta llena de “por si acaso”! Mi libro electrónico cargado de batería y novelas. Y, siempre, la ilusión de conocer nuevos lugares y costumbres.

EBIP: ¿Una buena tarde de cine, una buena tarde de lectura o ambas?
PF: Una buena tarde de lectura, y si es al calor de la chimenea y que mi hijo pequeño me acompañe con acordes de guitarra, pues no necesito más.

EBIP: La sociedad española está, desde hace unos años, en un cambio constante, aunque no sabemos exactamente hacia dónde se dirige ese cambio, al menos, a mí me tiene despistada... ¿Qué opinas de este cambio en desarrollo? ¿Crees que va hacia algo positivo o simplemente nos estamos dejando llevar por la inercia que nos marcan uno cuantos?
PF: Quiero pensar que va hacia algo positivo, pero no sé qué decirte. Mientras seamos personas, luchemos por ser personas y pensemos que estamos rodeados de personas como nosotros, creo que todo irá bien. Eso quiero pensar. Creo que con esto se resume todo lo que está pasando en la actualidad, en la política, en la sociedad, en las familias, en los países y en todos los ámbitos.  Tenemos que tener claro que, si cada uno pensamos en lo nuestro y creemos que todo es sólo para mí, la cosa irá mal. Pero sigo teniendo fe en las nuevas generaciones.

EBIP: ¿Crees por tanto en el buen hacer de la humanidad?
PF: Sí. Como te dije antes, tengo fe en las nuevas generaciones, aunque creo que no se lo estamos poniendo muy fácil. Deberíamos aplicar aquello de “debemos satisfacer nuestras necesidades sin comprometer las de las próximas generaciones”.

EBIP: Te invito a contestar el test del blog. Adelante, Piedad.
PF: Allá voy…
Un color: verde.
Una fragancia: el olor a humo procedente de las chimeneas en mi pueblo de La Mancha, el olor al calor del hogar.
Una canción: I want to break free, de Queen.
Un sentimiento: la sinceridad.
Un libro: Rimas, de Bécquer.
La compañía perfecta: mi marido y mis hijos.
Un lugar: sin duda, Oviedo.

Diréis que soy muy repetitiva en mis despedidas, pero es cierto que leer este tipo de cosas tan personales de mis lectores y amigos me llena de una inmensa alegría, ya que conseguir que alguien que no está habituado a escribir sea capaz de sentarse delante del ordenador o de un cuaderno, abra su corazón y nos cuente lo que por él transita, es un gran éxito para mí. Piedad además, nos ha dejado la despedida perfecta…

“Si se puede añadir un comentario a la entrevista, decirte Isa, que es una idea fabulosa, se queda una muy relajada. Espero que tengas muchos éxitos en tu andadura literaria”.
Y yo, para agradecérselo, he acudido rauda y veloz a una de mis Rimas de Bécquer favorita, la número XI…

“Yo soy ardiente, yo soy morena,
Yo soy el símbolo de la pasión.
De ansia de goces mi vida está llena;
¿A mí me buscas? No es a ti, no.

Mi frente es pálida, mis trenzas de oro;
Puedo brindarte dichas sin fin;
Yo de ternura guardo un tesoro.
¿A mí me llamas? No, no es a ti.

Yo soy un sueño, un imposible,
Vano fantasma de niebla y luz,
Soy incorpórea, soy intangible;
No puedo amarte. ¡Oh, ven, ven tú!”

Nos leemos en el próximo Llenándome de vida…

Bss.




Comentarios

  1. Una escritora con una vida sencilla y una familia normal. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias a ti, no hubiera sido posible sin tu ayuda. Sois geniales. Bss

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi Payaya.

Artículo publicado en el "Libro de Verano de Águilas 2018".
Dedicado a mi abuela.



La pequeña tienda que regentaba estaba situada a escasos pasos de la Playa de Poniente, junto a La Posada, frente a la Plaza de Abastos del bonito y modesto pueblo de Águilas. Su especialidad, cariño y pasión en lo que hacía y, su plato fuerte de cada día, trabajo y más trabajo. En la puerta del establecimiento no había ningún cartel que anunciara su nombre o lo que se vendía, pero todo el mundo en Águilas sabía que allí se podía comprar comida y que la que había detrás de aquel mostrador metálico que brillaba cada mañana al reflejar el intenso sol que reinaba en el cielo de aquel rincón del Mediterráneo, era Apolonia, la mujer de Juan Pérez Sánchez, el mecánico que tenía su taller unas calles más abajo, en la Plaza Granero.
Ella, la tendera, era pequeña, como una muñeca de porcelana. Su cuerpo era delgado, su sonrisa, eterna y sincera, y su mirada, limpia y amable, te devolvía un reflejo grisáce…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…