Ir al contenido principal

Por el año que viene.

Este año que ya acaba empezó para mí felicitando a la generación del 76 por sus cuarenta años de vida. Hoy, 28 de diciembre, Día de los Inocentes, cumplen esos cuarenta dos amigos, los últimos ya de esta generación mía en hacerlo. Así que, antes de nada, quiero felicitarlos desde aquí. Ambos son buenos amigos, aguileños, conocidos y, por qué no decirlo, queridos en el pueblo. Ambos saben que es a ellos a los que van dedicadas estas palabras y ambos también saben que los quiero y que los felicito desde el corazón deseándoles que podamos hacerlo dentro de otros cuarenta, como se suele decir. ¡Feliz día, amigos!

Llega, por tanto, el fin de 2016 con el inevitable balance que cada año por estas fechas nos sentamos a hacer. Para algunos, pesa más en la balanza lo bueno que lo malo, aunque lo bueno haya sido más escaso que lo malo… Quizá en mi caso sea este el resultado. Nunca he tenido muy claro qué debemos poner en la balanza de fin de año, ni cuáles son las cosas merecedoras de estar en ella, ya que, imagino, no todas son pesables o medibles… Lo que sí tengo claro, es que la balanza anual suele llenarse siempre de casi todo lo bueno que nos ha sucedido para evitar así recordar lo no tan bueno. Así, siempre podemos decir que, al fin y al cabo, el año no ha sido tan malo.

Este año que acaba ha sido para mí el año de asumir las pérdidas de 2015 y de recoger, por qué no decirlo, los frutos del esfuerzo, el trabajo y el tesón del año anterior, de avanzar por un camino en el que a veces faltaba alguien y, a veces, alguien sobraba. Ha sido un año de descubrimientos, de lágrimas y risas mezcladas a veces con una canción, un aroma, una emoción… Ha sido un año de grandes momentos de familia, de amistad, de amor y de pasión, un año en el que se han cumplido sueños, pero también se han roto esperanzas, porque lo bueno y lo malo siempre vienen, inevitablemente, de la mano. Y os aseguro que, al final, al sentarme a pensar en ese inevitable balance, ganan las nuevas emociones y los reencuentros. Hace unas semanas, uno de esos fantasmas del pasado que han vuelto a mi vida durante este año, uno de esos reencuentros, me decía que las grandes historias nunca tienen finales a la altura… Bueno, pensé, quizá tenga razón, aunque está claro que los finales de las grandes historias también hay que esforzarse en escribirlos, al igual que cada año que pasa vamos escribiendo un capítulo más de nuestra vida que se va adhiriendo a nuestro cuerpo y nuestro corazón para jamás soltarse. Y, aunque a veces desearíamos no haber tenido que sufrir esas experiencias dolorosas con que la vida nos brinda cada cierto tiempo, tenemos que reconocer que una parte del final de esa gran historia inacabada se la debemos, en gran medida, a esos capítulos que nos hubiera gustado no sufrir, pero que hacen de nosotros lo que somos año tras año. Por todo ello, el año que acaba será para mí un año inolvidable, en el que he escrito otra línea de camino al final de mi gran historia.     

Como muchos de vosotros ya sabéis, una de mis alegrías es un pequeño blog que escribo desde hace ya casi dos años. Así que supongo que también este año toca hacer un balance de lo conseguido y lo alcanzado en sus páginas. Si el 2016 empezó escribiendo para la generación del 76, artículo publicado en este periódico, siguió con el mejor y mayor logro en mi breve y escasa trayectoria literaria: el primer premio de prosa del XXIII Certamen Literario del Carnaval de Águilas, un premio que, si bien no tiene una repercusión mediática a la altura de lo que significa tener un espectáculo reconocido como de Interés Turístico Internacional como es nuestro Carnaval, sí que significó para mí un aumento de energía positiva que me empujó con fuerza a continuar adelante en este pequeño hobby que forma ya parte de mi vida de manera irremediable. Han sido muchas las personas que este año han colaborado conmigo y me han ayudado a llenar líneas y más líneas de ese rincón literario que me enseña a soñar cada día. Algunas de ellas me han enseñado cosas sobre temas que yo desconocía, otras me han prestado sus plumas de manera desinteresada y han llenado huecos de la Sección Basket, otras han compartido un rato de charla conmigo en lo que ya hoy forma parte indispensable del blog en esos “De tú a tú” que tanto nos gusta leer, y otras nos han abierto su corazón para llenarnos de vida. A todos ellos, GRACIAS, hay cosas que jamás se harían realidad sin un poco de ayuda, y yo no hubiera podido llegar hasta aquí sin todos ellos.

Me gustaría acabar este balance de 2016 con un pequeño recuerdo a las ausencias ya asumidas, esas ausencias que ahora, pasado el tiempo, nos hacen sonreír al recordarlas. Por todos ellos, dejadme que brinde “por el año que viene”, que el nuevo año nos traiga algo por lo que luchar, algo por lo que vivir, algo que merezca la pena recordar cuando el final de nuestra gran historia esté completo.

Feliz 2017.






Comentarios

  1. La positividad abre puertas, niña. Y tú estás abriendo palacios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer pensaba el tiempo que hace que no hablamos Miguelico.... Mil gracias por tus palabras, por leerme, por animarme y por seguir estando ahí... Mil besos a todos!! Thanks😘

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi Payaya.

Artículo publicado en el "Libro de Verano de Águilas 2018".
Dedicado a mi abuela.



La pequeña tienda que regentaba estaba situada a escasos pasos de la Playa de Poniente, junto a La Posada, frente a la Plaza de Abastos del bonito y modesto pueblo de Águilas. Su especialidad, cariño y pasión en lo que hacía y, su plato fuerte de cada día, trabajo y más trabajo. En la puerta del establecimiento no había ningún cartel que anunciara su nombre o lo que se vendía, pero todo el mundo en Águilas sabía que allí se podía comprar comida y que la que había detrás de aquel mostrador metálico que brillaba cada mañana al reflejar el intenso sol que reinaba en el cielo de aquel rincón del Mediterráneo, era Apolonia, la mujer de Juan Pérez Sánchez, el mecánico que tenía su taller unas calles más abajo, en la Plaza Granero.
Ella, la tendera, era pequeña, como una muñeca de porcelana. Su cuerpo era delgado, su sonrisa, eterna y sincera, y su mirada, limpia y amable, te devolvía un reflejo grisáce…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…