viernes, 28 de agosto de 2015

Vanidad, divino tesoro.

Todos necesitamos en algún momento de nuestra vida que nos animen, que nos den un golpecito en la espalda mientras oímos eso de: “Eres el mejor, sigue así. Adelante, que tú puedes”.

Puede parecer una soberana tontería, pero es así. ¿O no?

Es la ausencia de estas palabras y de estos gestos de aliento lo que nos lleva, en ocasiones, a plantearnos el interés que el prójimo tiene en las cosas que hacemos. No porque nos importe demasiado, o nos afecte (que también), sino porque eso es lo que nos lleva a preguntarnos si lo que estamos haciendo es del gusto de los demás, si les interesa; si, en realidad, prestan atención a lo que es importante para uno.

Aquí es donde entra en juego la vanidad de cada persona. Dice el diccionario de la RAE que vanidad, considerado  uno de los siete pecados capitales,  es sinónimo de arrogancia y  presunción, cualidades ambas muy presentes en el carácter humano, en mayor o menor medida, tanto si nos gusta reconocerlo, como si no. Todos  y cada uno de nosotros, por el simple hecho de ser humanos, poseemos, de manera innata, ciertas cualidades (digámoslo así), más o menos desarrolladas, que nos llevan a ser orgullosos, mentirosos, hipócritas, vanidosos,… ante determinadas situaciones. Por ejemplo,  una persona que cada día se levanta para ir a su trabajo, lo desarrolla de manera óptima y  hace todo lo que puede por facilitar la labor a sus compañeros y a sus clientes, mostrará al final cierta cantidad de vanidad al verse reconocido por sus jefes; por el contrario, mostrará su orgullo y amor propio si ve que ese trabajo desarrollado con esmero es atacado y criticado por aquéllos a los que intenta ayudar. No lo podemos evitar, nos sale de dentro seamos como seamos de buenos o malos.

Mason Cooley, célebre profesor de la Universidad de Columbia y doctor en Filosofía por la Universidad de Oxford, ya fallecido,  dijo "la vanidad bien alimentada es benévola, una vanidad hambrienta es déspota".

¿Vosotros qué pensáis, es bueno o malo ser vanidoso? ¿La vanidad bien alimentada es necesaria?

Bss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario