Ir al contenido principal

El Libro de los Lunes.20: "Cincuenta Sombras de Grey" (trilogía), E. L. James

Decidí dedicarle un “lunes” a Cincuenta Sombras de Grey y a su autora, no porque piense que es buen libro, o, en este caso, una buena trilogía, sino por el fenómeno mundial que ha supuesto y que, creo, sigue suponiendo la versión cinematográfica.

Debo reconocer que me provoca mucha curiosidad la autora, una mujer de 50 años cuya primera novela versa sobre un tema tan controvertido y polémico como es el sadomasoquismo; el erotismo llevado a su grado más alto; una explícita obra, que no deja ni un resquicio a la imaginación.

Antes de empezar, quiero que sepáis que yo me compré, y leí, los tres volúmenes una vez que la trilogía completa estuvo a la venta en España, por lo que estuve, durante meses, oyendo cómo me recomendaban el libro personas que no suelen leer novelas de ningún tipo, pero que se vieron atraídas por el tema de esta trilogía, tan intensa sexualmente.

Os presento un poco a la autora y su obra, compuesta, en exclusiva,  por la saga Grey.

Erika Mitchell, conocida en la actualidad por su nombre de novelista, E. L. James, nació el 7 de marzo de 1963, de madre chilena y padre escocés. Cursó sus estudios de Historia en la Universidad de Kent, antes de convertirse en asistente de dirección en los estudios del National Film and Television School de Beaconsfield. Vive en Londres con su esposo y sus dos hijos desde hace más de 20 años.


En 2012, la revista Time la incluyó en su lista anual de "Las 100 Personas Más Influyentes del Mundo", a raíz del éxito mundial cosechado con su obra literaria.

La Trilogía Cincuenta Sombras fue desarrollada a partir de un fanfiction (relato de ficción escrito por los fans de una obra dramática o literaria) de Crepúsculo, titulado originalmente Master of the Universe (Amo del Universo) y publicada por episodios en los sitios web dedicados a este tipo de publicaciones, bajo el seudónimo de Snowqueen's Icedragon. El relato contaba con personajes que llevaban los nombres de los personajes que Stephenie Meyer creó para Crepúsculo, Edward Cullen y Bella Swan. Después de que surgieran varios comentarios acerca de la naturaleza sexual del material, James eliminó la historia de estos sitios de fanfiction y la publicó en su propia página web, FiftyShades.com. Más tarde volvió a escribir Master of the Universe como un relato original, en el que renombró los personajes principales con los nombres de Christian Grey y Anastasia Steele, eliminándolo de su página web antes de su publicación. Esta última versión, mejorada y ampliada de Master of the Universe se dividió en tres partes: Cincuenta sombras de Grey, lanzado a la venta en mayo de 2011 como libro electrónico; Cincuenta sombras más oscuras, en septiembre de 2011 y Cincuenta sombras liberadas, en enero de 2012. La entidad encargada de las publicaciones fue The Writers' Coffee Shop, una editorial virtual, con sede en Australia, que tenía un presupuesto restringido para publicidad y se la confió, en gran medida, a blogs literarios. Pero, lo que realmente impulsó las ventas de la novela, fue el “boca a boca”.

La naturaleza erótica del libro y la percepción de que sus lectores eran, en gran parte, mujeres casadas mayores de treinta, llevó a que el libro fuese calificado de «porno para mamás» por algunas agencias de noticias. Sin embargo, el libro también ha sido popular entre las adolescentes y mujeres universitarias. Y, de buena tinta sé, que algún que otro lector masculino también cayó entre sus páginas, aunque no ha sido un público muy “forofo” y, en su mayoría, abandonaron la lectura antes de terminar el segundo volumen.

Buscando datos para contaros, encuentro que la sección inglesa de Amazon anunció que las ventas del primer volumen, Cincuenta sombras de Grey, habían superado el número total de copias que se vendieron de la saga completa de Harry Potter; que la autora de la trilogía, a pesar de haberla ambientado en las ciudades de Seattle y Portland, nunca había estado en ellas y  se sirvió de Google Maps para acercarnos a estos lugares; que la casa de Christian Grey, el ático de la Torre Scala de Seattle, se ha vendido en 5 millones de euros y, aunque la autora jamás ha estado allí, es muy similar al que se describe en las novelas; que el nombre de la protagonista, Anastasia, es en honor de la hija del Zar Nicolás II; y que el impacto de esta novela en el mercado fue tal que la venta de juguetes sexuales aumentó radicalmente.

Para terminar os dejo mi humilde opinión. Nunca había leído nada que se pareciera a esta famosa trilogía; creo que su éxito de ventas se debe, única y exclusivamente, al tema que predomina sobre el resto de la historia, el sexo en su versión más radical, y no a su calidad lingüística, ya que carece por completo de ella. Por otra parte debo decir que es ideal como lectura "para no pensar" y sólo "disfrutar".

Estoy segura de que la inmensa mayoría de vosotros la habéis leído o habéis ido a ver la peli, así que vosotros diréis... ¿Libro o peli? ¿Christian o Anastasia?

Bss.

Comentarios

  1. Debo confesar que he leído la trilogía, mis compañeras de trabajo se pasaban la vida hablando de ella y como lectora compulsiva que soy no pude resistirme. Nada más empezar a leer las primeras páginas ya me di cuenta que allí literatura había poca y que el éxito se debía más bien a la temática que trata. Creo que no es un buen libro, como tú dices es una lectura para no pensar y poco más. A la peli ya no llegué con la decepción del libro tuve bastante jejeje. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. He leído la trilogía y he visto la película.

    Como lectora también compulsiva, he de reconocer que me ha gustado el libro, es distinto, mal escrito, pero distinto. Pero, una y no más Santo Tomás, no pienso (por ahora) leer otro libro de este tipo. Los lei los tres un verano, diciendo cuando acabe el primero no voy a leer el segundo, cuando acabe el segundo, no voy a leer el tercero, y fueron cayendo uno a uno.

    La peli me decepcionó bastante, Él no es el Grey que se describe en el libro y hay detalles importantes para entender la trama que no aparecen en la peli.

    Estoy de acuerdo con vosotras, para leer y no pensar en otra cosa.

    No quiero despedirme, sin felicitarte Isa por el blog.

    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Piedad. Estoy de acuerdo contigo, el Grey de la peli no es el Grey q debería. Y una y no más!!
      Bss.

      Eliminar
  3. No he leído los libro , si he oído hablar de ellos, Tampoco he visto película. Quizás lo haga mas tarde cuando termine una novela que estoy acabando Lo hago para no contarminárme

    ResponderEliminar
  4. Yo me lo leí, atraída también por el fenómeno mediático, pero no podía evitar saltarme párrafos. Total, con esos saltos no me perdía nada importante y descansaba un poco de su mala escritura; por eso pude leerme las páginas, y más tarde solo los capítulos, impares de la novela. Me parece muy acertada tu reseña. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Águilas, mi Águilas.

https://m.facebook.com/elblogdeisaperez Mañana empieza una nueva etapa en la historia de Águilas, mi Águilas. Como toda ciudad cargada de historia, este rincón del Mediterráneo donde nací, me crié y me hice mayor, vivirá mañana uno de los días más importantes en la vida de una muy querida amiga, nuestra nueva alcaldesa. Lástima no poder estar allí para arroparla y vitorearla cuando jure su cargo. Afortunadamente, sé que va a tener con ella a mucha, mucha gente, apoyándola y agradeciéndole haber dado, una vez más, una muestra de generosidad al aceptar encabezar un cambio para nuestro pequeño paraíso convirtiéndose en la primera mujer que preside la alcaldía aguileña. Una vez más, Águilas, mi Águilas, hace historia. Mañana no se trata de aúpar a nuestra Mamen tratando de encontrar aceptación en aquellos que no votaron por este cambio. Mañana, según yo lo veo, se trata de comenzar a trabajar por llevar a cabo ese Gran Contrato por Águilas en el que su autora cree con los ojos cerrados y…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…