sábado, 25 de abril de 2015

¿Disfrutas o grabas?

Como ya sabéis, anoche estuve de concierto.. Jejeje, lo sabéis de sobra...

Bueno, el caso es que durante el espectáculo, y como viene siendo habitual en los últimos tiempos, hay, o hubo, mucha gente que se dedicó a grabar con su teléfono móvil buena parte del show.

Éste también es un buen tema de debate, creo yo.

A ver, anoche había en la sala gente de muchas generaciones. Os puedo asegurar que había de todo. Lo más lógico, cabe pensar, es que sean los más jóvenes los que hagan estas cosas dado el enganche generacional que tienen a estos aparatos (me incluyo, no en lo de los más jóvenes, sólo en lo del enganche...). Yo, debo confesarlo, saltándome las reglas cuando ya todo el teatro bailaba en pie a ritmo de "El Dorado", grabé 10 segundos al final del concierto para enviárselos a una amiga que le encanta... Me porté muy bien...

Bueno, pues la que se llevó ayer el premio gordo fue una señora (sí, señora) de al menos 50 y tantos largos que tenía sentada delante. Tan fuerte fue el tema, que yo estaba alucinada. Primero, no se podía grabar en la sala; segundo, empezó a grabar cuando arrancó el concierto y lo dejó cuando una azafata le llamó la atención ¡7 canciones después!!! Si la deja, ¡¡¡lo graba entero!!! Claro, es que la cosa cantaba mucho, nunca mejor dicho. Muy fuerte.

Hay cantantes a los que esto no les hace ninguna gracia. Y claro, yo lo entiendo. Si vas a ver un concierto, a cantar, a bailar, ¿para qué llevas el móvil? ¿Para qué te dedicas a grabar en lugar de disfrutar del espectáculo???

Hace unos meses estuvimos viendo a Dani Martín (otro concierto espectacular; si tenéis ocasión, id a verlo). Fue un concierto al aire libre. No sé cuántas personas habría allí, pero muchas, muchísimas. Bueno, hubo un momento hacia la mitad en el que sólo se veían móviles en alto, algo que a mí me estaba pareciendo deplorable, precisamente porque creo que si estás haciendo eso no estás haciendo lo que has ido a hacer. El caso es que al protagonista del evento le molestó bastante hasta el punto que paró el concierto y gritó: " ¡Dejad ya los putos móviles!" (perdón por lo del taco). Normal, ¿no creéis? Claro, que no tuvo mucho efecto; hubo quien lo dejó y hubo quien siguió.

Anoche, Goñi, elegantemente, sólo hizo un comentario al respecto (teniendo en cuenta que estaba prohibido grabar y que era una sala de teatro era normal que no hubiera este tipo de incidentes); de hecho, nos dejó "10 segundos para que le enviéis un whatsapp a vuestros hijos y les digáis que vais a llegar tarde". Breve, pero intenso.

Se admiten opiniones, queridos lectores.

Bss.



No hay comentarios:

Publicar un comentario