Ir al contenido principal

Viernes Santo.

Me levanto hoy con la ensoñadora nostalgia del Viernes Santo y la tristeza de no poder acompañar, como cada año, a mi Cristo en su Santa Procesión por las calles de mi precioso pueblo.
Minuto a minuto desde que amaneció voy repasando lo que mis hermanos de la Cofradía del Paso Encarnao estarán haciendo en cada momento.
Cómo ayer colocaron una a una las miles de rosas rojas que adornan al Cristo de los Faroles y lo hacen brillar en la tristeza de su mirada; cómo anoche, con gran mimo, terminaron de colocar al Señor Cautivo en su trono rodeado de sus nazarenos, que, con gran respeto y devoción, le rezan en silencio, cada uno con sus propias plegarias.
Cómo, hoy, al salir el sol, los portones de la Cofradía se han abierto para dejarlo salir guiado por los mayordomos del paso para ponerlo de cara a nuestra Iglesia e ir a recoger a nuestra Virgen.
Cómo, una vez formados todos los nazarenos, habrán empezado a procesionar, abriendo camino al resto de Cofradías y habrán guiado a la Madre hacia el Encuentro con el Hijo. Cómo, al igual que cada año, los allí presentes habrán estallado en aplausos ante la maravilla que es ver bailar a Madre e Hijo en una explosión de alegría en el Último Encuentro.
Y más tarde, mientras recorre el paseo de cara al mar, ir viendo desde mi puesto de mayordomo que va guiando a mi Cristo de la Columna, cómo el fervor estalla en cada balcón, sobre todo en uno de ellos, donde mi familia aplaude a nuestro paso mientras la brisa balancea el estandarte encarnao que adorna la casa.
Llegará al filo de la tarde el momento más querido, más significativo, más emotivo para mí, que es cuando, dispuestos a recoger a Nuestro Señor, se abren los portones de nuevo, esta vez mientras la banda de cornetas que nos acompaña cada año toca con excelente acierto el Himno de España.
Ese es el momento en el que yo le doy las gracias a mi Señor por haberme permitido, un año más, acompañarle en su agonía y procesionar por las calles de mi pueblo, juntos, en solemne peregrinación.
Hasta el año que viene pues.
Bss.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi Payaya.

Artículo publicado en el "Libro de Verano de Águilas 2018".
Dedicado a mi abuela.



La pequeña tienda que regentaba estaba situada a escasos pasos de la Playa de Poniente, junto a La Posada, frente a la Plaza de Abastos del bonito y modesto pueblo de Águilas. Su especialidad, cariño y pasión en lo que hacía y, su plato fuerte de cada día, trabajo y más trabajo. En la puerta del establecimiento no había ningún cartel que anunciara su nombre o lo que se vendía, pero todo el mundo en Águilas sabía que allí se podía comprar comida y que la que había detrás de aquel mostrador metálico que brillaba cada mañana al reflejar el intenso sol que reinaba en el cielo de aquel rincón del Mediterráneo, era Apolonia, la mujer de Juan Pérez Sánchez, el mecánico que tenía su taller unas calles más abajo, en la Plaza Granero.
Ella, la tendera, era pequeña, como una muñeca de porcelana. Su cuerpo era delgado, su sonrisa, eterna y sincera, y su mirada, limpia y amable, te devolvía un reflejo grisáce…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…