Ir al contenido principal

El libro de los lunes.8: Eduardo Mendoza.



Pensaba esta mañana en qué libro de este mago de las palabras me iba a atrever a recomendaros hoy. "Todos", me he dicho. Y, aunque os parezca muy exagerado, ni hay ningún libro de Eduardo Mendoza, sea nuevo o antiguo, que no merezca la pena leer.

El primero que cayó en mis manos fue "La verdad sobre el caso Sabolta", su primera obra, publicada en 1975, y que leí en el colegio allá por el año 1989. Ufff, hace un montón de eso... Y sigo siendo una gran fan.

Pero, conozcámosle un poco mejor. 


Eduardo Mendoza nació en 1943 en Barcelona; hijo de un fiscal y de una ama de casa, estudió, durante sus años jóvenes, en un colegio de monjas, escogiendo la carrera de Derecho en su etapa universitaria, de la que obtuvo la licenciatura en 1965. Durante los años siguientes se dedicó a viajar por Europa e, incluso, trabajó en Londres y en España, hasta 1973, año en que se trasladó a Nueva York a trabajar en la ONU como traductor. Y fue allí, precisamente, donde publicó la ya mencionada novela ambientada, precisamente, en su ciudad natal.
"El misterio de la cripta embrujada", una parodia con momentos hilarantes, que mezcla rasgos de la novela negra con la gótica, fue publicada en 1979 y marca el comienzo de una "tetralogía" protagonizada por un personaje peculiar, una especie de detective encerrado en un manicomio, de nombre desconocido. "El laberinto de las aceitunas", 1982, la segunda novela protagonizada por el detective sin nombre, lo consolida como uno de los autores con más éxito de ventas. La saga protagonizada por este personaje continuó en 2001 con un tercer volumen, "La aventura del tocador de señoras" y "El enredo de la bolsa y la vida", cuarto volumen publicado en 2012, y que os recomiendo encarecidamente, aunque no os hayáis leído los anteriores. 

En 1986 publica "La ciudad de los prodigios", novela en la que muestra la evolución social y urbana de Barcelona entre las dos exposiciones universales de 1888 y 1929, obra considerada por la crítica literaria como su obra cumbre y elegida por la revista francesa Lire como el mejor libro de 1988. En 1999 fue adaptada al cine por Mario Camus.

Su siguiente obra, "La isla inaudita", fue publicada en 1989, donde nos encontramos con la ciudad de Venecia como principal escenario.

Un año después comienza a publicar en el diario El País una historia por entregas de un extraterrestre que aterriza en la Barcelona previa a los Juegos Olímpicos de 1992. La historia fue publicada al año siguiente por Seix Barral bajo el título de "Sin noticias de Gurb". También en 1991 hace su primera incursión en el teatro con la inauguración de la obra en catalán "Restauraciò" en el Teatro Romea de Barcelona. Su adaptación al español se representó un año después en Madrid. Le siguen a esta publicación "El año del diluvio", ambientada en un pueblo catalán regido por un cacique franquista y protagonizada por la monja Constanza Briones, "Una comedia ligera", ambientada en la Barcelona de la posguerra española, "España: El último trayecto de Horacio Dos", una fábula sarcástica a modo de diario personal que recoge un viaje en el espacio, y "Baroja, la contradicción", ensayo biográfico en torno a la figura del escritor Pío Baroja.

Me dejo para el final dos recomendaciones personales. La primera y más divertida, es la maravillosa parodia llamada "El asombroso viaje de Pomponio Flato", donde narra las aventuras, y desventuras, del susodicho Pomponio Flato, filósofo romano contratado en Nazaret por el Niño Jesús para salvar a su padre José de la pena de muerte. Con ella, tenéis asegurado este verano un rato muy agradable y divertido disfrutando de un Eduardo Mendoza en todo su esplendor.

La última recomendación es una historia que nos sumerge en el año 1936, en el Madrid de la preguerra, con "Riña de Gatos, Madrid 1936", novela ganadora del Premio Planeta en 2010, que Mendoza presentó bajo el pseudónimo de Ricardo Medina. La llegada a España, en la primavera de 1936, de un joven inglés, especialista en pintura española, reclamado para tasar un posible cuadro desconocido de Velázquez, inicia el retrato de una difícil y oscura época de nuestra historia reciente.

Como os he dicho al principio, cualquiera de todos ellos, no os dejará indiferentes.

Ya me contaréis, bss.


Comentarios

  1. Hola Isabel, para mi es difícil decir cual es mi preferido, tengo pendientes algunas lecturas... pero tengo que reconocer que el libro con el que disfrute más fue con El año del diluvio. Buena entrada. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Isabel, como tú misma dices es muy difícil elegir una sola obra de Mendoza. La verdad sobre el caso Sabolta me descubrió este autor y El misterio de la cripta embrujada me conquistó para siempre. El que menos me ha gustado sí lo tengo claro, Riña de gatos. No sé el motivo, tal vez al ganar el Planeta se le dió tanta publicidad que me esperaba más.
    Genial entrada. Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Águilas, mi Águilas.

https://m.facebook.com/elblogdeisaperez Mañana empieza una nueva etapa en la historia de Águilas, mi Águilas. Como toda ciudad cargada de historia, este rincón del Mediterráneo donde nací, me crié y me hice mayor, vivirá mañana uno de los días más importantes en la vida de una muy querida amiga, nuestra nueva alcaldesa. Lástima no poder estar allí para arroparla y vitorearla cuando jure su cargo. Afortunadamente, sé que va a tener con ella a mucha, mucha gente, apoyándola y agradeciéndole haber dado, una vez más, una muestra de generosidad al aceptar encabezar un cambio para nuestro pequeño paraíso convirtiéndose en la primera mujer que preside la alcaldía aguileña. Una vez más, Águilas, mi Águilas, hace historia. Mañana no se trata de aúpar a nuestra Mamen tratando de encontrar aceptación en aquellos que no votaron por este cambio. Mañana, según yo lo veo, se trata de comenzar a trabajar por llevar a cabo ese Gran Contrato por Águilas en el que su autora cree con los ojos cerrados y…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…