Ir al contenido principal

Si no hay cole, ¿no como?

Todos los años por estas fechas empezamos a leer y a escuchar en televisión aquello de que miles de niños en edad escolar pasarán las vacaciones escolares sin posibilidad de tener una beca comedor que le alimente durante los meses de verano. Triste no, lo siguiente.

Este año, la asociación Educo ha puesto en marcha un programa para repartir 120.000 comidas completas para niños a través de 70 entidades y recuerda que "para muchos niños, el almuerzo en el comedor escolar es la única comida completa al día que pueden hacer, especialmente en un momento en que un tercio de la infancia de España se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión y son más de 314.600 los menores que no tienen garantizado el consumo de carne o pescado cada dos días".

Y alucinad, las cifras recogidas por esta entidad revelan también que Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía, Canarias y Murcia son las comunidades con las tasas más altas de pobreza infantil, entre el 35 y el 40%, ¡superando la tasa de pobreza de Rumanía que está en un 34%! Estoy sin habla...

A ver, en serio, ¿queréis decirme que en Murcia tenemos una tasa de pobreza infantil que supera la de Rumanía? ¿Y tengo que creerme que no hay nada, absolutamente nada que los contribuyentes podamos hacer para que los niños tengan una comida digna al día durante los meses que no hay colegio? Que lo saquen de los impuestos que pagamos cada mes, me da igual si de los autonómicos o de los otros, me da lo mismo. Pero que lo arreglen, por Dios. Los niños deberían estar deseando ir a la playa, jugar... y no pasarse el día pensando cuándo será la próxima vez que podrán comer. ¡Por Dios!

No me digáis que dejar abiertos algunos de los colegios donde hay comedor y agrupar a los niños en ellos es un gasto que no se puede sostener cuando estamos sosteniendo tanta tontería. Hay cosas y cosas, y ésta en concreto sobrepasa la indecencia y la falta de humanidad. 

No servirá de nada, claro, pero desde aquí hago un llamamiento a nuestras autoridades, las locales y las otras, para que den una solución este problema y den de comer a estos niños que no tienen nada que llevarse a la boca cuando cierran los comedores escolares.

Por favor.

Bss.

Comentarios

  1. Hola. Ya te sigo. ¡Por fin! Muy buena entrada. La comparto, a ver si así llega a quien tiene que llegar. Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…

La puerta azul.

La puerta azul, por Isabel María Pérez Salas. No sabía cuánto tiempo llevaba parada delante de la puerta azul. Traspasar ese umbral significaba mirar de frente el pasado y no estaba segura de querer hacerlo. Al igual que la pintura de la ajada puerta de entrada a la casa que en algún momento ella llamó hogar, sus recuerdos se habían resquebrajado con el paso de los años hasta convertirse en un mosaico abstracto en el que todo se amontonaba sin ningún orden aparente. Hacía doce años que no visitaba esa casa, que no cruzaba ese portal. Hacía doce años que ese cálido sol que se reflejaba en las ventanas no calentaba su rostro ni arrancaba destellos dorados de sus ojos color miel. Hacía doce años que abandonó a su madre, aquella a la que esa misma mañana había dejado bajo tierra, enterrada en el panteón familiar, bajo una losa de mármol, y a la que no había vuelto a ver en vida. Y ahora estaba allí. “Debo entrar”, se dijo, “en algún momento tendré que hacerlo. Venga”. Pero su cerebro no era cap…