martes, 4 de agosto de 2015

Pueblos.2: Arcos de Jalón (Soria)


Puede que alguno se pregunte por qué he elegido este rincón de España como segunda reseña de Pueblos. Pues bien, debo deciros que mi suegro nació allí, e igualmente, debo confesaros que no lo conozco personalmente. Llevo años oyendo hablar de Arcos de Jalón, y nunca se nos ha presentado la ocasión de poder ir, pero lo que sí puedo deciros es que mi suegro habla de este lugar con mucho cariño desde los recuerdos de la niñez que conserva. Aunque sólo sea por darle hoy una alegría vamos a conocer esta localidad castellano-leonesa de apenas 2.000 habitantes.

La Villa de Arcos de Jalón está ubicada en el valle del río Jalón, próxima a su nacimiento, al sureste de la provincia de Soria y rayando con las provincias de Zaragoza y Guadalajara, en las faldas de la meseta de la Sierra Ministra y muy cerquita de Medinaceli.

La localidad se constituyó en municipio constitucional tras la caída del Antiguo Régimen, conocido
entonces como Arcos, en la región de Castilla la Vieja, que en el censo de 1842 contaba con 107 hogares y 438 vecinos.

El 28 de julio de 1967  creció como término del municipio al incorporar a Aguilar de Montuenga, Chaorna, Iruecha, Jubera, Judes, Layna, Montuenga de Soria, Sagides (aportando también a Ures), Somaén y Velilla de Medinaceli junto con Arbujuelo. Posteriormente, en 1970, se incorporaría la localidad de Utrilla.





Como buena Villa castellana no podía faltarle su castillo, fechado en el siglo XIV, que se levanta sobre una antigua fortaleza árabe. Fue en esa misma época de su construcción cuando fue sitiado por los partidarios del rey castellano Pedro I el Cruel, que lucharon contra el rebelde don Fernán Gómez de Albornoz, partidario de su hermano bastardo Enrique de Trastámara. Precisamente el primer propietario conocido del Castillo de Arcos de Jalón fue Fernán Gómez Albornoz, cuyos escudos aparecen en la puerta de acceso a la torre del homenaje, aunque se sabe que pasó por distintas manos, como Juan Duque o las familias de los Manrique o los Medinaceli, que lo poseyeron hasta principios del siglo XIX. Figura en el catálogo de Bienes Protegidos de la Junta de Castilla y León en la categoría de "Castillo" desde el 22 de abril de 1949.

Otro de los bonitos monumentos que alberga esta localidad es la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Su construcción se inició a finales de la primera mitad del siglo XVI y fue reconstruida en el siglo XVIII. Conjuga diversos estilos: gótico, renacentista y barroco. De su estilo gótico aún conserva la cabecera poligonal de cinco paños y la bóveda de crucería de la capilla mayor. Destacan en ella una pila bautismal de los siglos XVI- XVII y el retablo de la Asunción, de la segunda mitad del XVII. Los retablos restantes, que representan al Cristo de la Piedad, la Virgen del Carmen, la Virgen del Rosario, la Virgen del Pilar y la Inmaculada, son barrocos.

Como veis, no estamos hablando de una gran ciudad plagada de monumentos, de gente, de ruido, sino de un bonito rincón de España que, a pesar de su pequeño tamaño, ha visto cómo su comercio y sus servicios evolucionaban a lo largo de los años. Actualmente el municipio dispone de una inmejorable dotación de servicios asistenciales en salud, vivienda, cultura y ocio para las personas mayores, un Colegio Rural Agrupado y un Instituto de Enseñanza Secundaria, con residencia juvenil.
Arcos de Jalón, cuenta con varias empresas, principalmente PYMES y autónomos, que desarrollan sus actividades en diferentes industrias, tales como fabricación de muebles, montaje e instalación de cocinas, carpintería metálica, etc., además de estar equipado con modernas instalaciones de hostelería. Comercios y tiendas de todo tipo, elaboración artesana de productos autóctonos, que hacen de Arcos de Jalón un punto neurálgico de la comarca del Alto Jalón soriano y tierras de Medinaceli, que, sin duda, debemos ir a conocer.
(Fuente: www.arcosdejalon.info; Wikipedia; www.arcosdejalon.com).
Bss.


No hay comentarios:

Publicar un comentario