Ir al contenido principal

Pueblos.6: La Alberca (Salamanca).

Dicen de La Alberca que es una de las pocas ciudades medievales que quedan en España en la actualidad. Guarda aún su espíritu de la antigüedad que puede saborearse cuando pasea uno por sus bonitas calles empedradas mientras contempla embobado el entorno de una de las poblaciones más bonitas de nuestro país.



Si husmeamos en su origen encontramos que La Alberca es un municipio de la provincia de Salamanca, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Se integra dentro de la comarca de la Sierra de Francia y pertenece al partido judicial de Ciudad Rodrigo y a la Mancomunidad Sierra de Francia.




En el siglo XIII La Alberca era un villa dependiente de la corona leonesa, siendo de los pocos lugares de la Sierra de Francia que no pertenecía al Condado de Miranda del Castañar, aunque compartía con este su pertenencia al Reino de León.

Al final de la Edad Media destaca un hecho de importancia capital para la zona: el hallazgo de la imagen de la Virgen de la Peña de Francia (1434), que convirtió el santuario construido posteriormente en un lugar de peregrinación, al que se unieron los peregrinos del Camino de Santiago que seguían el llamado Camino del Sur por la Calzada de la Plata.

Según cuenta la tradición, en 1465 las mujeres albercanas vencieron a las tropas portuguesas del Prior de Ocrato. En esta victoria, que se festeja el segundo día de la Pascua de Resurrección, se arrebató a los portugueses el pendón, que aún hoy se conserva en el pueblo. Fue precisamente en el siglo XV cuando Juan II hizo que esta preciosa villa pasara a depender de la Casa de Alba, logrando años después el control de una parte de la Sierra de Francia con el favor de Fernando el Católico, agrupando estos dominios bajo la jurisdicción de la villa cacereña de Granadilla, aunque logró mantener su autonomía. 
Protagonista de la literatura de la época por su origen, su historia y su belleza, La Alberca aparece en numerosas obras literarias convirtiéndose así en mito. Don Miguel de Cervantes utilizó este magnífico escenario, con la Peña de Francia como protagonista, en su Quijote, allá por el siglo XVII y Lope de Vega refugió en el Valle de Las Batuecas a dos enamorados que huían de la Corte.





En 1833 La Alberca quedó definitivamente integrada en la provincia de Salamanca, obteniendo en 1940 la distinción de Monumento Histórico-Artístico, lo que facilitó la conservación del casco urbano. Fue el primer municipio español que consiguió tal distinción.

En el terreno gastronómico, La Alberca cuenta con numerosos productos naturales; las carnes son su plato fuerte, así como los embutidos, el jamón ibérico, la cabeza de lomo...; todo ello regado con vinos de la comarca. ¿Alguien da más?

Belleza, entorno natural protagonista de mil batallas del medievo, buena comida... Creo que no necesitamos ningún motivo más para visitar esta bonita Villa medieval enclavada en una de las zonas más hermosas de España y pasar un estupendo fin de semana rodeados de historia.

Ya me contaréis, si vais por allí.

Bss.











Comentarios

  1. Un sitio precioso. El marido de una compañera de trabajo es de allí y siempre nos está contando lo maravilloso que es. Está entre mis innumerables viajes pendientes.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Tan cerquita de mi pueblo y no fuiste a visitarlo, NO TIENES PERDON

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, tendras q darme más datos, a ver si lo remediamos...

      Eliminar
  3. Las fotos inducen a error, sólo la primera es de La Alberca.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…

La puerta azul.

La puerta azul, por Isabel María Pérez Salas. No sabía cuánto tiempo llevaba parada delante de la puerta azul. Traspasar ese umbral significaba mirar de frente el pasado y no estaba segura de querer hacerlo. Al igual que la pintura de la ajada puerta de entrada a la casa que en algún momento ella llamó hogar, sus recuerdos se habían resquebrajado con el paso de los años hasta convertirse en un mosaico abstracto en el que todo se amontonaba sin ningún orden aparente. Hacía doce años que no visitaba esa casa, que no cruzaba ese portal. Hacía doce años que ese cálido sol que se reflejaba en las ventanas no calentaba su rostro ni arrancaba destellos dorados de sus ojos color miel. Hacía doce años que abandonó a su madre, aquella a la que esa misma mañana había dejado bajo tierra, enterrada en el panteón familiar, bajo una losa de mármol, y a la que no había vuelto a ver en vida. Y ahora estaba allí. “Debo entrar”, se dijo, “en algún momento tendré que hacerlo. Venga”. Pero su cerebro no era cap…