miércoles, 11 de enero de 2017

Eres...


Eres ternura y alegría al verte, cada día…

Eres dolor y pena, si no te tengo…

Eres mi mar en calma,

mi momento de paz…

Ese rato de silencio que se cuela en mis entrañas

y me ayuda, siempre, a descansar.

Eres el sueño de mis noches,

la risa de mis mañanas,

el ocaso de mis días.

Eres la alegría que se adueña de mi boca

al decir “hola, mi amor”.

Eres la lluvia que inunda mis ojos

al decirme adiós.

Eres mi día, mi noche, mi calma, mi tormento…

Eres mi risa, mi llanto, mi anhelo, mi deseo…

Eres un tiempo pasado que vive en mi presente

y se adueña de mi futuro para nunca más dejar de verte.

Todo eso y mucho más, eres tú.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ella, él y el mar.

La habitación se hallaba tenuemente iluminada por la bailarina luz de cuatro velas situadas bajo una pequeña ventana. El espacio, aunque pe...