lunes, 5 de febrero de 2018

Carnaval, siete días, ¡nada más! (Pregón del Carnaval de Águilas 2017).


Me contaron hace días

que desde el Castillo se veía

a la Pava de la Balsa bailando con alegría.

 

¿Qué será lo que la divierte?

Se preguntaba la gente.

 

Será que llegan ya, cantando y bailando,

por la calle Rey Carlos alborotando,

los personajes carnavaleros

con su magia y su salero.

 

Será que vienen a lo lejos,

con sus plumas y lentejuelas

y con ese baile de caderas,

que nos deja boquiabiertos,

Don Carnal y la Cuaresma,

camino de su batalla,

que el primero ha de ganar,

para llenar de luz y poder cantar:

Carnaval, Carnaval, siete días, ¡nada más!

 

Detrás asoma la Mussona, con ruido de caracolas,

viene despacio, tranquila, para no asustar a la gente.

 

Vestida de magia llega ya la Musa,

a la Plaza de España se acerca

para hacernos cantar y bailar

todo el día, ¡y mucho más!

 

Miro hacia abajo y os veo,

aguileños, aguileñas,

todos con pañoletas de vuestras peñas.

Gracias a vosotros podemos gritar,

sin temor a equivocarnos,

que somos el mejor Carnaval,

el Carnaval Internacional que lleva a Águilas

a ser conocida y nombrada ¡más allá de nuestro mar!

 

¡Aguileños! Demos hoy la bienvenida

a nuestro gran pregonero,

amante de la fiesta y el gozo,

divertido y elegante,

cuyos disfraces le sientan siempre

¡como un guante!

 

A él quiero darle las gracias,

por acompañarnos en nuestra gran noche.

¡Gracias, Arturo Valls, por venir a pregonar

este maravilloso Carnaval, el Carnaval de Águilas!

 

Con él a mi lado,

doy también la bienvenida

a todos los que este año

habéis decidido venir a comprobar

lo genial de nuestro Carnaval;

os animo a degustar, y con cuidado saborear,

nuestra cuerva, ¡qué manjar!

 

¡Aguileños, aguileñas!

¡Carnavaleros, carnavaleras!

Vamos todos, esta noche, a inaugurar

siete noches de fiesta, alegría y música.

Vamos todos a bailar, a Águilas iluminar

para llevar, un año más, el nombre

de nuestro Carnaval ¡hasta el infinito y más allá!

 

¡Viva el Carnaval de Águilas!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ella, él y el mar.

La habitación se hallaba tenuemente iluminada por la bailarina luz de cuatro velas situadas bajo una pequeña ventana. El espacio, aunque pe...