Ir al contenido principal

Los antigos amigos.

A menudo me sorprendo pensando en antiguos amigos o en compañeros con los que trabajé hace años, en ese primo o tío que hace tiempo que no veo, en alguno de esos clientes que dejaron huella en mí (positiva, entiéndase) y a los que me gustaría volver a saludar algún día, o en alguna de las personas que formaron parte de mi infancia y adolescencia y que contribuyeron a forjar la mujer que soy ahora. Cuando eso pasa, me es inevitable pensar si les pasará a ellos lo mismo conmigo. Es decir, si yo soy capaz de dedicar algún minuto de mi tiempo a pensar en ellos y preguntarme qué tal les irá, ¿harán ellos lo propio conmigo? Y no me refiero con esto a esa gente que dejé de frecuentar por voluntad propia en un momento determinado y por alguna causa justificada (que a veces también, todo hay que decirlo), sino a esas personas con las que siempre ha sido genial convivir y, de repente, dejas de hacerlo. Así, sin más.

Pues bien, hoy ha sido uno de esos días. Ojeando mi Facebook como cada día en busca de alguna noticia interesante, me he encontrado con una entrevista que le han hecho a un antiguo compañero de trabajo, al que hace años que no veo, a raíz de la publicación de su primer libro. Y me ha encantado verle tan feliz. Buena noticia, feliz recuerdo.

Luego están los momentos en los que te topas con la realidad cuesta abajo y sin frenos.... Todos tenemos algún amigo o amiga al que, por motivos que ya ni siquiera recordamos, dejamos de llamar, de escribir (eso cuando aún se usaba ese maravilloso medio de comunicación llamado CARTA), al que decidimos, en un momento de nuestra vida, dejar de lado porque hizo o dijo, o dejó de hacer o de decir, algo que para nosotros era importante. Hasta que, de repente, una mañana, mientras estás en tus asuntos, te llaman para decirte que él o ella ya no está, que su corazón ya no late, que en este mundo jamás volverás a verle; que aquello de "tengo que llamarle" o de "mañana llamaré", ya no podrá ser. Es entonces cuando te preguntas si realmente aquello que pasó fue tan malo como para alejaros; es entonces cuando, de bruces contra la realidad, caes en la cuenta de que no pasó nada; lo único que pasó fue la vida y la comodidad que supone la costumbre; lo único que pasó fue que decidimos pasar de puntillas por esa conversación que quedó pendiente y que fue más fácil olvidar que afrontar. Y así, cada día de los últimos casi tres años (madre mía, casi tres años ya...) me arrepiento de no haber insistido más aquella Navidad en la que decidí dar por perdida esa parte de mi vida, mientras me pregunto si realmente fue tan grave lo que originó ese muro que levantamos y que nos separó para siempre. Y, ¿queréis oír la respuesta? La devastadora respuesta es que ni siquiera recuerdo qué pasó, ni siquiera sé si realmente pasó algo... Lo que sí sé es que ya nunca se lo podré decir... Es cierto que atesoro miles de recuerdos guardados en una preciosa caja, acompañados de fotos y cartas,.... Pero nunca más tendré su voz, sus abrazos, sus te quiero, sus ojos de bruja...

Dicen por ahí que los antiguos amigos son los que nos han empujado y ayudado en algún momento de nuestras vidas a ser lo que somos, a estar donde estamos. Dicen por ahí que, aunque esos antiguos amigos causaran en nuestro corazón un dolor insoportable, su recuerdo siempre vuelve a nosotros para hacer que asome a nuestros labios una sonrisa cómplice. Porque con esos antiguos amigos vivimos momentos irrepetibles que hicieron que muchos momentos fuesen inolvidables.

Bss.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Águilas, mi Águilas.

https://m.facebook.com/elblogdeisaperez Mañana empieza una nueva etapa en la historia de Águilas, mi Águilas. Como toda ciudad cargada de historia, este rincón del Mediterráneo donde nací, me crié y me hice mayor, vivirá mañana uno de los días más importantes en la vida de una muy querida amiga, nuestra nueva alcaldesa. Lástima no poder estar allí para arroparla y vitorearla cuando jure su cargo. Afortunadamente, sé que va a tener con ella a mucha, mucha gente, apoyándola y agradeciéndole haber dado, una vez más, una muestra de generosidad al aceptar encabezar un cambio para nuestro pequeño paraíso convirtiéndose en la primera mujer que preside la alcaldía aguileña. Una vez más, Águilas, mi Águilas, hace historia. Mañana no se trata de aúpar a nuestra Mamen tratando de encontrar aceptación en aquellos que no votaron por este cambio. Mañana, según yo lo veo, se trata de comenzar a trabajar por llevar a cabo ese Gran Contrato por Águilas en el que su autora cree con los ojos cerrados y…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…