Ir al contenido principal

El Libro de los Lunes.10: "El enviado del Rey" (Obdulio López).


Para el autor, Obdulio López, ésta es su primera novela. Nacido en Cartagena en 1953, estudió ingeniería técnica en Valencia. Su interés por la historia antigua le llevó a viajar por distintos países árabes; ha escrito un relato infantil llamado La ciudad de los tres nombres Livia, la joven vestal, además de la novela que hoy nos ocupa. Colabora también en periódicos de su ciudad y, como miembro de algunas asociaciones culturales, publicó El Diccionario ilustrado de las fiestas de Cartagineses y Romanos.

Manos a la obra. 

Recuerdo aún la calurosa tarde de mayo en que compré esta novela en la ciudad natal del escritor, Cartagena. Iba con mi amiga Begoña a una reunión y, al pasar por la puerta de una afamada librería del centro de la ciudad, cerrada desgraciadamente hace unos años, vi el libro en el escaparate, ya que acababa de salir al mercado y estaba en promoción. Y, ¿quién se resiste a semejante título siendo forofa de las historias de caballeros, fan número uno de las pelis de aventuras? Pues entré y lo compré con la intención de regalárselo a mi padre e, incluso, aconsejadas por la señora de la librería, fuimos a buscar al autor a un café de su propiedad unas calles más abajo. Aunque el señor López no llegó a firmar el libro, para mí es como si lo hubiera hecho. Fue una tarde a la caza del escritor muy divertida.

Entrando en materia literaria os pido que lo leáis, siempre que os guste esta temática: caballeros, intrigas palaciegas, reyes, traiciones, amor,... La acción transcurre durante el siglo XIII, reinando en Castilla y León, don Alfonso X y su esposa, Dña. Violante de Aragón. Desde la antigua ciudad de Cartagena, llega un aviso para el rey pidiendo su ayuda ante la aparición de los cuerpos sin vida de dos nobles del concejo de la ciudad, acontecimientos extraños que deben indagarse con atención por alguien ajeno a esta localidad y con dotes de investigación. El rey, posteriormente llamado El Rey Sabio, envía entonces a un noble jurista en el que tenía depositada toda su confianza, Alonso de Santa María, persona tenaz en sus investigaciones, fiel y perseverante. La historia nos la cuenta Juan, mozo mujeriego que cabalga junto a don Alonso desde que librara al chico de morir en una reyerta. Conforme avanza la indagación, van muriendo otros miembros del concejo, al igual que se confirma la existencia de una lista de nombres de personas que se han unido ante un proyecto que no beneficia a la ciudad: el traslado de la Sede Episcopal a la capital del reino, Murcia, defendiendo el obispado esta postura alegando que estará más segura de los ataques de los piratas y moros.

Esta novela se deja leer perfectamente, es entretenida, con muchos datos históricos y muchos guiños a la "competencia" existente entre las dos ciudades más importantes del reino, Murcia y Cartagena, siendo el tema principal de la novela una de las fuentes históricas de este conflicto.

Bien narrado, claro, fácil de leer, divertido. Aconsejable para casi todos los públicos. 

Ya me contaréis.

Bss.

Comentarios

  1. Hola Isabel. Gracias por la reseña. Me gusta mucho la novela histórica. Ya me he anotado este libro para mis próximas lecturas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, me alegro de que te guste. A mí me parece muy refrescante. Bss!!

    ResponderEliminar
  3. Hola te he nominado a un Premio Liebster Award en mi blog http://nanyenlibros.blogspot.mx/2015/07/premios-liebster-award-2-3-y-4.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nany, tendré que ponerme al día pq no sé cómo funciona el tema de las nominaciones. Voy a echarle un vistazo. Bss.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Águilas, mi Águilas.

https://m.facebook.com/elblogdeisaperez Mañana empieza una nueva etapa en la historia de Águilas, mi Águilas. Como toda ciudad cargada de historia, este rincón del Mediterráneo donde nací, me crié y me hice mayor, vivirá mañana uno de los días más importantes en la vida de una muy querida amiga, nuestra nueva alcaldesa. Lástima no poder estar allí para arroparla y vitorearla cuando jure su cargo. Afortunadamente, sé que va a tener con ella a mucha, mucha gente, apoyándola y agradeciéndole haber dado, una vez más, una muestra de generosidad al aceptar encabezar un cambio para nuestro pequeño paraíso convirtiéndose en la primera mujer que preside la alcaldía aguileña. Una vez más, Águilas, mi Águilas, hace historia. Mañana no se trata de aúpar a nuestra Mamen tratando de encontrar aceptación en aquellos que no votaron por este cambio. Mañana, según yo lo veo, se trata de comenzar a trabajar por llevar a cabo ese Gran Contrato por Águilas en el que su autora cree con los ojos cerrados y…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…